La cervecera danesa Carlsberg ha formado equipo con Microsoft y dos universidades para llevar a cabo este proyecto de investigación. La idea es utilizar sensores de Inteligencia Artificial para desarrollar nuevas cervezas y mejorar los controles de calidad. Según Jochen Föster, responsable de levaduras y fermentación en Carlsberg:

«El objetivo es reducir tiempo y costes en la creación de nuevas cervezas»





El proyecto va más allá de las bebidas. Förster explicó que los sensores de Inteligencia Artificial podían responder rápidamente ante la presencia de contaminantes en la tierra, el aire o el agua. Por ello, Carlsberg está pensando en desarrollar un nuevo segmento. De este modo, determinará si la misma técnica puede funcionar en otras industrias, como la alimentaria o la farmacéutica.

Carlsberg y Microsoft recurren a la Inteligencia Artificial para elaborar cerveza

Inteligencia Artificial a manos de Carlsberg y Microsoft

Carlsberg, la cuarta cervecera del mundo en ventas. Esta compañía danesa ha iniciado un programa de investigación de Inteligencia Artificial, que durará tres años. Durante este tiempo se desarrollará un método viable, desde el punto de vista comercial.

El proyecto pretende disponer de un análisis instantáneo para detectar distintos sabores o aromas.  Para ello, la cervecera acudió a la Universidad de Aarhus, y desarrollaron unos sensores capaces de detectar diferencias entre cuatro cervezas: Carlsberg, Tuborg, la pilsener Wiibroe y la cerveza sin alcohol Nordic.

Förster explicó que este sensor reduce un 30% el tiempo necesario para desarrollar una nueva cerveza. Una cifra que el responsable sitúa entre los 8 y 24 meses. En primer lugar, los cerveceros estudian si las nuevas cepas de levadura son capaces de crecer y producir alcohol. Además, determinan si han adquirido el aroma y sabor correctos. Gracias a estos sensores, se podrá acelerar notablemente todo el proceso.




Microsoft, la compañía de Bill Gates, será el encargado de interpretar los datos y ofrecer una interfaz fácil de utilizar para determinar y clasificar los resultados. Carlsberg está controlada por una fundación que invierte en investigación universitaria y es conocida por tener un laboratorio muy activo, implicado en varios avances científicos, como la escala de pH utilizada para medir la acidez de las sustancias o el método Kjeldahl, usado para medir la cantidad de nitrógeno generado en el laboratorio.

 


Más curiosidades en nuestra sección Conocer.