Durante las fiestas, en verano, en una celebración… las ocasiones para disfrutar de la cerveza son tantas como queramos buscar. Pero cuando lo ocasional se vuelve norma surge la duda sobre cómo afecta el consumo de cerveza a nuestra salud, especialmente su incidencia en los niveles de colesterol.

 

Cerveza y colesterol

Si uno echa un vistazo a Internet con el objetivo descifrar la relación de la cerveza y el colesterol, lo más probable es que no saque nada en claro.

Estudios y titulares se suceden desdiciéndose para desespero del lector, que solo quiere constatar que no está atentando contra su salud antes de atacar la nevera y servirse una cervecita fresca por tercer día consecutivo.

Lo cierto es que de algún modo, todos tienen razón, pero empecemos por partes.

¿Cerveza y COLESTEROL? La verdad de esta relación de amor-odio – Loopulo

El colesterol, grasa natural de nuestro organismo

Lo primero es recordar que el colesterol es una grasa natural que tenemos en el organismo, bien por haberla ingerido, bien por haberla producido.

En cualquier caso, esta sustancia forma parte de membranas celulares, ácidos biliares, lipoproteínas y hormonas esteroideas. Cuando los niveles son superiores a los recomendados provoca una acumulación de grasa en las arterias. Algo peligroso que puede derivar en enfermedades cardíacas como la arteriosclerosis.

Algunos de los factores que hacen aumentar el colesterol son la obesidad o sobrepeso, el exceso de azúcar y grasa en la dieta, el sedentarismo, y el tabaco y alcohol, entre otros.

No obstante, es importante distinguir se existen dos tipos de colesterol: el bueno, conocido como lipoproteínas de densidad alta (HDL), que ayuda a enviar parte del colesterol sobrante al hígado para que sea eliminado; y el malo, o de baja densidad (LDL), que se acumula en las arterias dificultando el paso de las sangre. En condiciones saludables los niveles de este último deben estar por debajo de los 100mg/dL.

 

Los beneficios de la cerveza para el colesterol

Según numerosos estudios, el consumo moderado de cerveza forma parte de una alimentación saludable y puede tener efectos beneficiosos sobre el sistema cardiovascular, óseo e inmunológico.

Ésta es una de las conclusiones a las que llegaron en su investigación Rosa M. Ortega, catedrática de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense, y Lluís Serra Majem, catedrático de Medicina Preventiva de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

El estudio, que tiene como aval el Centro de Información Cerveza y Salud, apunta que los efectos beneficiosos del consumo moderado con independencia del alcohol y del tipo de cerveza. Asimismo, tras el análisis los expertos aseguran que la apuesta calórica de la cerveza es muy baja, dado que son 45 kcal por cada 100 mililitros en el caso de la cerveza tradicional, que se reduce a solo 17 kcal en el caso de la cerveza sin alcohol.

¿Cuántas CALORÍAS tiene una cerveza? – Loopulo

El consumo de cerveza con prudencia no afecta al peso

Es por ello que aseguran que el consumo con prudencia no afecta ni al peso ni a la composición corporal, una afirmación que desmiente el mito de la barriga cervecera.

También destacan sus propiedades antioxidantes, que protegen a las células del daño oxidativo, y por lo tanto mejora la combustión de las grasas para obtener energía.
En cuanto a las patologías inflamatorias, el lúpulo disminuye las concentraciones de la fracción C3 del complemento, la proteína C reactiva y la interkeukina 6.

Asimismo, siempre en cantidades moderadas (entre 2 ó 3 cañas al día en el caso de los varones y 1 o 2 en las mujeres) la cerveza, al estar elaborada a base de los granos de cebada y lúpulo, aumenta los niveles de colesterol bueno o HDL en sangre.

 

Nutrientes beneficiosos de la cerveza

Además de los citados, la cerveza cuenta con elementos que resultan beneficiosos para la salud.

  • Malta: proporciona carbohidratos minerales, ácidos orgánicos y vitaminas.
  • Bajo contenido calórico: tiene menos aporte calórico que un vaso de zumo de manzana, de leche o que en un refresco. Además al ser rica en potasio y baja en sodio, tiene un efecto diurético que ayuda a limpiar el organismo.
  • Minerales: contiene más de una treintena diferentes. No en vano, un litro de cerveza aporta casi el 50% de las necesidades diarias de magnesio de un adulto,  el 40% de fósforo y el 20% de potasio. También contiene ácido fólico, que ayuda a prevenir la anemia.
  • Vitaminas: la cerveza tiene todas las vitaminas importantes del grupo B, además de las A, D y E.
  • Gas carbónico: en dosis controladas, el consumo de este gas favorece la circulación sanguínea de la membrana mucosa bucal, promueve la salivación, estimula la formación de ácido en el estómago y acelera el vaciado de estómago lo que beneficia a la digestión.
  • Polifenoles: un grupo de sustancias químicas vegetales muy eficaces contra las enfermedades circulatorias y el cáncer.

La parte menos saludable, el alcohol

A pesar de todos estos beneficios, si se consume excesivamente la cerveza puede ocasionar sobrepeso debido a su aporte calórico.

Además, el alcohol que contiene ayuda a fijar las grasas. Por lo tanto, todo este proceso puede aumentar la concentración de colesterol total, tanto colesterol malo o LDL como triglicéridos en sangre.

Por ello las personas que sufren de manera general u ocasional un aumento de los niveles normales de colesterol en sangre, deben prestar especial atención al consumo de esta bebida, ya que el exceso puede agravar su patología y aumentar los riesgos que conlleva.

Título
¿Cerveza y COLESTEROL? La verdad de esta relación de amor-odio – Loopulo
Nombre del artículo
¿Cerveza y COLESTEROL? La verdad de esta relación de amor-odio – Loopulo
Descripción
Durante las fiestas, en verano, en una celebración... las ocasiones para disfrutar de la cerveza son tantas como queramos buscar. Pero cuando lo ocasional se vuelve norma surge la duda sobre cómo afecta el consumo de cerveza a nuestra salud, especialmente su incidencia en los niveles de colesterol.
Autor
Publica
Loopulo
Logo