La Salve apuesta por barriles de plástico keykegs retornables

La Salve apuesta por barriles de plástico keykegs retornables

LA SALVE se une al mayor fabricante de barriles de plástico keykegs de Europa, One Circle, para activar una campaña de logística inversa que permitirá reciclar este tipo de barriles muy habitual en hostelería.

 

Los barriles de plástico keykegs serán retornables

La cervecera vasca LA SALVE pone en marcha un programa de trabajo para eliminar el uso de plástico de su actividad en el plazo de 2 años, mediante la puesta en marcha de un sistema logística inversa mediante el que los barriles tipo keykegs, utilizados de forma creciente en hostelería, se recogerán y se reciclarán para fabricar unos nuevos. El plan de trabajo se activa de la mano de LA SALVE junto a su principal distribuidor, PATXI KOOP, y la empresa holandesa ONE CIRCLE, mayor proveedora de este formato en Europa.

La campaña, que lleva por nombre “stop al plástico”, se centrará inicialmente en Euskadi, donde actualmente circulan 30.000 barriles de plástico keykegs al año. A día de hoy, los hosteleros una vez que utilizan los keykegs, los depositan en los contenedores amarillos tradicionales para desecharlos. A partir de ahora, esta iniciativa de LA SALVE ofrecerá, a los establecimientos que así lo deseen, adherirse a este sistema de logística; de forma que, la cervecera se encargará con su distribuidor PATXI KOOP de la recogida directa de los keykegs usados desde en el punto de hostelería. Desde allí los trasladará a una planta especializada de reciclaje donde se reutilizarán el 70% de los componentes de estos barriles que se integrarán de nuevo en la cadena productiva en forma de keykegs nuevos.

 

La Salve apuesta por barriles de plástico keykegs retornables – Loopulo

 

Stop al plástico, iniciativa por la sostenibilidad

Eduardo Saiz Lekue, director de cervezas LA SALVE, ha señalado que LA SALVE es una empresa que tiene en la colaboración con entidades y asociaciones un elemento clave de su estrategia competitiva y que, además, es una empresa comprometida con su entorno; pero no solo desde la óptica de generación de riqueza y empleo, sino que está comprometida también con la sostenibilidad y con la protección del medio ambiente”.

 

Además, en palabras de Jon Ruiz Ibinarriaga, director de la fábrica de LA SALVE, “nuestra fábrica ya se construyó como fábrica 0 emisiones, que para nosotros era fundamental, y ahora, con esta campaña, abogamos por disminuir la huella de carbono y por involucrar a los hosteleros y traccionarlos para que el sector cervecero contribuya de forma importante a la conservación de nuestro entorno”.

Por su parte, Patxi Uriarte, gerente de PATXI KOOP ha señalado que “involucrarnos en esta iniciativa es un forma de seguir dando pasos con LA SALVE mediante actividades innovadoras y de futuro para el sector” y “la recogida de estos envases por nuestra parte es una forma de demostrar nuestro compromiso con el medio ambiente mediante actividades concretas y preparar nuestra planta de Derio mirando al futuro con confianza”.

En palabras de la CEO de One Circle, Anita Veenendaal, “en One Circle estamos orgullosos de anunciar una nueva suma a nuestra creciente comunidad de recogida y reciclaje. Damos la bienvenida a LA SALVE como socio de recogida en España, concretamente en Euskadi. LA SALVE recogerá, clasificará y compactará KeyKegs listos para su reciclaje y reutilización en la fabricación de nuevos barriles del mismo tipo. Se trata de una cervecera que comparte nuestra visión sobre el medio ambiente y sobre cómo quieren ser un referente en el sector. Gracias por su compromiso con nuestras iniciativas y el medio ambiente”.

LA SALVE, historia de la mítica cervecera de Bilbao

LA SALVE, historia de la mítica cervecera de Bilbao

La mítica cervecera de Bilbao, LA SALVE, fue fundada en 1886 por José Schumann y Cordés, el hijo de un cervecero alemán.

 

LA SALVE, historia de la mítica cervecera de Bilbao – Loopulo

 

✅ La Salve de José Schumann y Cordés

José Schumann y Cordés instaló una fábrica con la que elaborar tanto cervezas como bebidas gaseosas junto a la Ría. Originalmente, la fábrica de La Salve se ubicó en Campa de La Salve, de donde heredó su nombre. Aunque siempre mantuvo un punto de venta en la Campa, con el tiempo, trasladarían la fábrica a la calle Artasamina.

Como nos contaba en su día el director de La Salve, Eduardo Saiz Lekue, acerca de los inicios de la cervecera: “En aquella época esa primera fábrica estaba ubicada en un recodo de la ría desde donde los barcos, cuando llegaban a la ciudad, veían a la Virgen de Begoña, Patrona de la ciudad. Por eso al pasar entonaban La Salve para agradecer que habían llegado bien. Y esto mismo se repetía al partir, para que les cuidara en la travesía”.

 

LA SALVE, historia de la mítica cervecera de Bilbao – Loopulo

 

 

➡️ La cervecera de la familia Pérez-Yarza

A partir de 1910, La Salve ya se encuentrabra en manos de la familia Pérez-Yarza, quienes regentaban numerosos negocios en Bilbao, entre ellos el Hotel Excelsior. Pero en 1978, la cervecera de Bilbao tuvo que cerrar sus puertas. Cuarenta años después, en marzo de 2018, La Salve renace e inaugura su tercera fábrica.

 

LA SALVE, historia de la mítica cervecera de Bilbao – Loopulo

 

➡️ Cervezas de km0

Este tercer centro de producción de cerveza es el mayor de Euskadi, y conllevó una inversión de 2 millones de euros. El ritmo de producción es de 200.000 litros de lo que ellos llaman cerveza de km0 al año, y se irá aumentando su producción paulatinamente. Estas cervezas se elaboran meticulosamente con una selección de materias primas de origen cercano.

 


Fijamos un acuerdo de colaboración con Intermalta hace ya dos años y medio para que toda la cebada que utilicemos sea lo más cercana posible a nuestra ubicación, en este caso cebada de Álava”, aseguraba Eduardo Saiz.


 

En esta nueva etapa, la cervecera bilbaína acumula numerosos premios como los de Barcelona Beer Challenge 2018, o los de World Beer Challenge de 2019 por su Sirimiri.

 

Mahou San Miguel y LA SALVE – Loopulo

 

➡️ Mahou San Miguel

Hoy, La Salve es la segunda cervecera más antigua de España en activo. El grupo Mahou San Miguel es parte de su accionariado con un 42,7% de la cervecera de Bilbao. Esta relación con el grupo ha sido clave para reabrir la fábrica en la capital vizcaína.

 


Benet Fité, director general de la Unidad de Nuevos Negocios de Mahou San Miguel, destacó: “el compromiso de nuestra compañía con el desarrollo de La Salve y con el País Vasco. Estamos orgullosos de haber contribuido a que esta marca tan emblemática para los bilbaínos vuelva a tener su centro de producción en la ciudad que la vio nacer hace más de un siglo”.


 

Antiguas cervezas de LA SALVE – Loopulo

 

Gracias a las capacidades y recursos de Mahou San Miguel, ha sido posible relanzar y reinventar la marca de Bilbao. La Salve aspira a recuperar su hueco, dentro del sector, consiguiendo el 10% de la cuota de mercado. Eduardo Saiz recordaba que en los años 70, La Salve era la cerveza más consumida en la zona de Vizcaya y parte de Guipúzcoa, Cantabria y Álava y estaba muy enraizada con su entorno. No en vano, además de la fábrica de Bilbao, tenía una cervecera donde la gente iba a pasar el día con los amigos y la familia, llevando su propia comida o cena. Era un punto de encuentro social. Por eso a día de hoy se mantiene ese sentimiento de cariño y nostalgia de muchas personas.”

 

 

La cerveza negra de LA SALVE, la stout que vuelve por Navidad – Loopulo

 

➡️ La Salve Negra

La negra fue durante años la cerveza predilecta de un público que buscaba nuevas experiencias. Por eso, la marca decidió recuperarla para que toda una generación de bilbainos que no tuvieron la ocasión de probarla, lo hicieran; y además, trajera buenos recuerdos a quienes la tenían en la memoria. Se elabora, como todas las cervezas de LA SALVE, bajo el compromiso con el entorno y la producción local.

 


La fórmula recuperada de los años 40 tiene 6 grados de alcohol y en palabras de su maestro cervecero Luis Cachón: “un color negro intenso que tiene su origen en las maltas y la cebada torrefactas. Es refrescante, y con un perfil en nariz y boca muy agradable y delicado”.


 

 

La fábrica LA SALVE acoge una exposición de ACNUR

La fábrica LA SALVE acoge una exposición de ACNUR

La muestra, que se podrá visitar en la fábrica LA SALVE en Bilbao entre los días 10 de diciembre y 6 de enero, recoge fotografías de refugiados de Siria, Sudán, República Centroafricana y Mali bajo el título “The Most Important Thing”

La exposición ha sido inaugurada en el marco de un evento en el que la delegación vasca de ACNUR, de la mano de LA SALVE, ha presentado su trabajo en el mundo a diferentes empresas e instituciones  de Euskadi

LA SALVE tiene en la colaboración con entidades y asociaciones un elemento clave de su estrategia competitiva y, en este contexto, inicia su colaboración activa con ACNUR y refuerza su carácter solidario

 

La fábrica LA SALVE acoge una exposición de ACNUR – Loopulo

 

ACNUR expone en la fábrica de La Salve

ACNUR desembarca en Euskadi y lo hace a través de una jornada y una exposición en la fábrica LA SALVE de Bilbao. La delegación de ACNUR en Euskadi de la mano de la cervecera vasca, ha celebrado un evento de presentación en el que el entramado empresarial y diferentes instituciones vascas han conocido de primera mano el trabajo que lleva a cabo ACNUR en el mundo y las posibles formas de colaboración con la organización.

 

Del 10 de diciembre al 6 de enero

Esta colaboración de ACNUR y LA SALVE incluye una una exposición única que podrá verse en la fábrica entre los días 10 de diciembre y 6 de enero. La muestra recoge fotografías de refugiados de Siria, Sudán, República Centroafricana y Mali y que con el título The Most Important Thing” pretende que el espectador reflexione ante la pregunta a la que se han enfrentado los millones de refugiados que han tenido que abandonar sus hogares, “y tú ¿Qué es lo más importante que te llevarías si de repente tuvieras que huir de tu hogar y de tu país?”.

 

La fábrica LA SALVE acoge una exposición de ACNUR – Loopulo

 


Para Eduardo Saiz Lekue, director de cervezas LA SALVE, “es un honor colaborar con la delegación vasca de ACNUR y ser su partner en esta nueva aventura. LA SALVE tiene en la colaboración con entidades y asociaciones un elemento clave de su estrategia competitiva y, en este contexto, arrancamos una colaboración activa con ACNUR y animamos a todos los socios y amigos de LA SALVE a hacer lo mismo.


 

Por su parte, Ynés Pedraz, como representante de la delegación vasca de ACNUR, ha querido apuntar que “para ACNUR es fundamental contar con la colaboración de empresas vascas como La Salve, conocedoras de la dura realidad a la que se enfrentan millones de personas en nuestro planeta, comprometidas en la búsqueda de soluciones, y solidarias, al actuar y hacer posible el desarrollo de proyectos que benefician a miles de personas refugiadas y desplazadas en todo el mundo”.

“El proyecto de La Salve se basa en la calidad, el compromiso con lo cercano, y la innovación”

“El proyecto de La Salve se basa en la calidad, el compromiso con lo cercano, y la innovación”

“Hemos tenido la suerte, al contar con la familia Pérez-Yarza como accionista, de poder recuperar la historia de la empresa en primera persona”

“No basta con tener aquí la razón social; la fábrica; o emplear materias primas cercanas. Queremos que ese ADN nuestro venga claramente identificado en todas las propuestas cerveceras que vayamos realizando”

 

Fábrica de Cervezas La Salve Bilbao – Loopulo

 

Entrevista a Eduardo Saiz Lekue, director de Cervezas La Salve Bilbao

Del proyecto de dos amigos de la infancia a la cerveza más importante del País Vasco. Esta ha sido la trayectoria de Cervezas La Salve desde que, hace apenas cinco años, Eduardo Saiz y Jon Ruiz decidieran recuperarla para que volviera a ser lo que fue, un referente de su territorio.

 

La Salve es una cerveza con una historia muy particular y ligada a Bilbao.

Eduardo Saiz: Efectivamente. La Salve se recuperó hace cinco años tras un tiempo “dormida”. Pero hay que recordar que la andadura de esta cerveza arranca en 1886. Es una historia muy bonita porque habla de José Schumann, un alemán que llega a Bilbao, se enamora, se queda a vivir aquí y monta una cervecera.

En aquella época esa primera fábrica estaba ubicada en un recodo de la ría desde donde los barcos, cuando llegaban a la ciudad, veían a la Virgen de Begoña, Patrona de la ciudad. Por eso al pasar entonaban La Salve para agradecer que habían llegado bien. Y esto mismo se repetía al partir, para que les cuidara en la travesía.

Por eso Schumann le da a la cerveza el nombre de La Salve. En 1978, por diferentes motivos, la empresa cierra sus puertas. Y después de 36 años Jon Ruiz y yo, que somos amigos desde la infancia, recuperamos la cerveza junto con otros accionistas del País Vasco entre los que se encuentran los antiguos propietarios. Un proyecto empresarial que cinco años después está asentado en la mente del consumidor y tiene un volumen importante de ventas.

 

La pop up efímera de LA SALVE contó con 3.500 asistentes – Loopulo

 

¿Y por qué decidisteis recuperar la cerveza?

Eduardo Saiz: Porque es nuestra cerveza. La Salve tiene más de 130 años de historia. Esto hace que ahora mismo conviva una generación que la consumía en los años 60-70, con una generación posterior como es la mía, que no éramos consumidores por edad, pero para quienes forma parte de nuestros recuerdos familiares y sociales.

Hay que recordar que, en los años 70, La Salve era la cerveza más consumida en la zona de Vizcaya y parte de Guipúzcoa, Cantabria y Álava y estaba muy enraizada con su entorno. No en vano, además de la fábrica de Bilbao, tenía una cervecera donde la gente iba a pasar el día con los amigos y la familia, llevando su propia comida o cena. Era un punto de encuentro social. Por eso a día de hoy se mantiene ese sentimiento de cariño y nostalgia de muchas personas.

Además, en nuestro territorio no había una cerveza de referencia. Por eso nuestra aparición casa con el desarrollo que estamos teniendo tanto de volumen como de percepción en los consumidores, que es realmente nuestro objetivo.

 

Entrevista a Eduardo Saiz Lekue, Director de Cervezas La Salve Bilbao – Loopulo

 

En estos años los sistemas de producción cerveceros han evolucionado mucho, ¿cómo ha cambiado la cerveza en este tiempo?

Eduardo Saiz: Nosotros hemos tenido la suerte, al contar con la familia Pérez-Yarza como accionista, de recuperar la historia de la empresa en primera persona. Por eso hemos podido acceder a una información muy valiosa que de otro modo hubiera sido imposible.

Es verdad que el mundo de la cerveza ha cambiado mucho, pero nosotros intentamos mantener la tradición sin renunciar a la innovación y la tecnología, poniéndolas al servicio de la producción.

Es un maridaje que está funcionando muy bien: cuidar de la historia como un activo, pero proyectarla al futuro con la mayor dosis de tecnología e innovación. Esto nos permite atender un mercado que está en ebullición y evolución y que necesita altas dosis de calidad. Y además mantenemos la sorpresa para ese consumidor nuevo que se está incorporando.

 

Actualmente La Salve cuenta con seis variedades de cerveza, ¿qué os planteáis a la hora de hacer una cerveza?

Eduardo Saiz: Para nosotros lo más importante es la actividad productiva y el mayor estándar de calidad. No en vano, habiendo arrancado la actividad hace pocos años, acumulamos un gran número de premios a nuestras cervezas que, de alguna forma, son consecuencia de esto: la importancia que damos a la calidad por encima de todo. Pero hay que resaltar que se trata de calidad unida al respeto absoluto a nuestro compromiso con lo cercano, y a la tecnología e innovación al servicio del mismo.

 

 

¿En qué se materializa esta apuesta por lo cercano?

Eduardo Saiz: Somos una empresa que desde el arranque se ha comprometido con su ámbito geográfico local, más cercano.

Esto se deja sentir en toda nuestra estrategia y acciones. Por ejemplo, fijamos un acuerdo de colaboración con Intermalta hace ya dos años y medio para que toda la cebada que utilicemos sea lo más cercana posible a nuestra ubicación, en este caso cebada de Álava. Recientemente hemos renovado este acuerdo con carácter indefinido como una forma clara de mantener y reforzar nuestro compromiso con el entorno más cercano.

También pusimos en marcha un proyecto para volver a plantar lúpulo en nuestro territorio. Una iniciativa que llevamos a cabo con el apoyo del gobierno vasco y NEIKER, una organización local que nos ayuda a la plantación junto con otros cerveceros de la zona. Tenemos como objetivo determinar cuáles son los lúpulos que mejor encajan en nuestro clima para poder replantar terreno agrícola y emplear este ingrediente tan importante para la cerveza en un entorno local.

Y también pusimos en marcha una nueva fábrica en Bilbao, la tercera de la historia de la cerveza. Todo ello con el mismo fin: tener la materia prima cercana, junto con la producción a nivel local y en línea con ese compromiso con el entorno.

En definitiva, queremos abordar la competencia, que a día de hoy es mucho más grande en volumen que nosotros, con una dosis de compromiso de lo cercano y tecnología. Mirando al futuro con confianza y con la calidad como objetivo. Y esto nos permita tener un hueco claro en nuestro territorio, no solo en el plano de la actividad y volumen de facturación, sino en la propia mente del consumidor.

 

Cervezas La Salve Bilbao – Loopulo

 

Además de las actuales, ¿tenéis previstas nuevas variedades de cervezas?

Eduardo Saiz: En La Salve queremos acompañar al consumidor en esa evolución que se está produciendo en el mercado de la cerveza. Somos conscientes que ahí, si somos rigurosos con ese respeto que te he comentado, nuestra ubicación en la mente del consumidor va a seguir teniendo fortaleza para encarar el futuro.

Por eso efectivamente contemplamos ir sacando fórmulas que vayan sorprendiendo al consumidor y vayan cubriendo esos nuevos gustos que están apareciendo. Pero insisto, desde lo local, ayudado por lo tecnológico y con la máxima calidad.

 

Estrella Galicia ha sacado unas variedades con percebes y pimientos de padrón, productos muy suyos. ¿Hay alguna variedad que pensáis que pueda encajar en vuestro perfil autóctono?

Eduardo Saiz: Como te he comentado, en nuestra nueva fábrica de Bilbao contamos con la tecnología más potente que hay ahora mismo en la fabricación de cervezas y un equipo de profesionales muy potente. Esto nos ha permitido alcanzar un nivel de producción muy satisfactorio, y queremos que nos ayude a dar una evolución a esas recetas cerveceras que tenemos en el mercado.

Por ejemplo, nuestro maestro cervecero está haciendo pruebas con esos lúpulos de la plantación de Álava y hace cosa de dos meses sacamos al mercado a modo de prueba piloto una Red Ale que utilizaba estos lúpulos locales.

También en verano hemos sacado una cerveza con zumo de limón exprimido, que ha salido en colaboración con los consumidores, distribuidores y hosteleros. Y queremos seguir buscando cervezas que den respuesta a las necesidades de nuestros consumidores desde lo auténtico.

 

¿Qué significa eso para vosotros?

Eduardo Saiz: Que no vamos a buscar fórmulas ni atajos que, aunque en un momento dado nos pudieran hacer ir más rápidos, no respeten ese compromiso con lo local. No basta con tener aquí la razón social; la fábrica; o emplear materias primas cercanas. Queremos que ese ADN nuestro venga claramente identificado en todas las propuestas cerveceras que vayamos realizando. La autenticidad por encima de otras variables que pudieran aparecer.

 

Recogida de premios con sus compañeros de Nómada Brewing y Founders – Loopulo

 

¿Cuál es vuestra relación con grupo Mahou San Miguel?

Eduardo Saiz: Cuando empezamos este viaje el 100% de los accionistas éramos locales. Y tras un año, integramos a Mahou San Miguel en nuestro proyecto con la adquisición del 25% de la empresa. A día de hoy cuentan con un 42% y el resto sigue en manos de accionistas locales. Esa entrada de Mahou San Miguel a la empresa ha sido muy satisfactoria para nosotros. Somos un proyecto independiente, controlado y ubicado en el País Vasco, que tiene la suerte de contar para sus acciones y proyecto con un grupo como Mahou San Miguel. Un agente muy respetuoso, que sabe del mundo cervecero, y con el que podemos colaborar desde el ámbito de la distribución y el servicio técnico. Esto nos ayuda a ser una empresa más fuerte desde lo local.

 

Recientemente habéis llevado a cabo una compaña con una Pop-up en la ría de Bilbao, ¿esta es una de las experiencias que vais a promover dentro de vuestra apuesta de estar en contacto con los consumidores en los entornos locales?

Eduardo Saiz: Efectivamente. Como marca de cerveza estamos obsesionados con sorprender al consumidor en lo que tiene que ver con experiencias cerveceras, formas de consumo e incluso recetas comprometidas con local. Y en ese sentido esta pop-up buscaba ser un punto de encuentro en un lugar tan característico como es la ría de Bilbao. Se trata de hacerles llegar de una forma tranquila no solo el producto, sino todo lo que está detrás.

 

La pop up efímera de LA SALVE contó con 3.500 asistentes – Loopulo

 

¿Qué retos os planteáis para el futuro?

Eduardo Saiz: Nuestros mayores retos son dos. En primer lugar, seguir teniendo un hueco claro en la mente del consumidor del País Vasco y desarrollar ese ‘enamoramiento’. Y en segundo lugar que la actividad de venta de nuestros productos siga en línea con el desarrollo que estamos teniendo en estos cinco años para poder crecer y avanzar.

 

¿No tenéis prevista la expansión a otras zonas de España?

Eduardo Saiz: Aunque nuestro objetivo prioritario es el País Vasco, estamos vendiendo en zonas de Cantabria, Asturias, La Rioja, Barcelona y Madrid. En estos territorios nuestro desarrollo pasa por estar en hostelería con el mensaje de ‘la cerveza del País Vasco’. Y estaremos en aquellos sitios donde el País Vasco despierta un punto de emoción.

LA SALVE renueva sus acuerdos con INTERMALTA y fija su compromiso de utilizar solo cebada alavesa para producir sus cervezas

LA SALVE renueva sus acuerdos con INTERMALTA y fija su compromiso de utilizar solo cebada alavesa para producir sus cervezas

La renovación del acuerdo entre LA SALVE e Intermalta se ha producido durante la visita del Consejo de Dirección de Intermalta a la fábrica de LA SALVE en Bilbao esta mañana

LA SALVE lleva tres años utilizando únicamente cebada alavesa en sus cervezas y su compromiso ha sido renovado con carácter indefinido

En 2018, LA SALVE utilizó más de 600.000 kilogramos de cebada alavesa suministrada por Intermalta y en 2019 está previsto que alcance la cifra de 950.000 kilogramos

El Plan de Crecimiento de la cervecera vasca, contempla el compromiso estratégico en clave de competitividad y desarrollo empresarial mediante un producto 100% cercano en colaboración con los productores locales y con total respeto al medio ambiente. Se trata de un compromiso que prioriza la apuesta de LA SALVE por lo local y por la sostenibilidad

 

 

INTERMALTA y LA SALVE renuevan sus acuerdos

Bilbao, 24 de octubre de 2019. LA SALVE firmaba en octubre de 2016 con INTERMALTA, uno de los proveedores más importantes de cebada malteada a nivel europeo, el compromiso de utilizar solo cebada de Álava para producir sus cervezas. El acuerdo es consecuencia del compromiso de la cervecera vasca con lo local, que se enmarca en la filosofía de la empresa, basada en el objetivo de generación de valor y creación de riqueza en su entorno.

Esta mañana, en el marco de una visita del Consejo de Dirección de Intermalta a la fábrica de LA SALVE en Bilbao, ambas entidades han reiterado su acuerdo con carácter indefinido.

 

Compromiso con el desarrollo económico y social alavés

El uso de cebada alavesa en LA SALVE es un compromiso con el desarrollo económico y social del entorno local que, en este caso, le ha llevado a reducir el impacto ambiental, ya que la distancia media del transporte utilizado para transportar la cebada al punto de malteado se reduce en un 65 %; lo cual influye en esa significativa reducción del impacto ambiental. Por todo lo anterior, es decir, para generar valor local, para crear riqueza en el entorno y para conseguir rebajar su huella de carbono, en 2016, LA SALVE firmaba un acuerdo con INTERMALTA, principal proveedor de cebada del mercado cervecero en España, que esta mañana ha renovado con carácter permanente y para el 100% de la cerveza que elaboran.

Desde hace 2 años, todas las referencias de LA SALVE presentan un picto que expone dicho compromiso en el pack de sus botellas:

 

LA SALVE renueva sus acuerdos con INTERMALTA – Loopulo

 

A lo largo de 2017, LA SALVE utilizó más de 410.000 kilogramos de cebada 100% alavesa para poder elaborar sus cervezas y durante 2018, fueron 610.000 kilogramos los utilizados para elaborar 1,8 millones de litros de cerveza kilómetro cero generadora de valor. A cierre de 2019, está previsto que esa cantidad haya aumentado hasta los 950.000 kilogramos.

 

La pop up efímera de LA SALVE contó con 3.500 asistentes – Loopulo

 

El reencuentro

En el encuentro en la fábrica de LA SALVE esta mañana se han reunido Carlos Álvarez Fernández, Director General de INTERMALTA, S.A; Jon Ruiz Ibinarriaga Director de la fábrica LA SALVE y Eduardo Saiz Lekue, Director de cervezas LA SALVE, que han estado acompañados por el resto de los miembros del Consejo de Dirección de Intermalta, llegados desde las tres plantas que la principal malteadora tiene en España: Navarra, Albacete y Sevilla.

 


En palabras de Eduardo Saiz Lekue, director de cervezas LA SALVE, “nuestro compromiso con la generación de valor local está motivado por la filosofía que siempre ha tenido LA SALVE desde su fundación en 1886, y es nuestra obligación mantenerla viva en la etapa actual, desde que pusimos de nuevo en marcha el proyecto en 2014. Este acuerdo, aporta estabilidad y sostenibilidad en la cadena de valor del sector agrícola, ya que potencia las relaciones entre todos los agentes de la cadena, en favor de la sostenibilidad del sector”.


 

Según explica Saiz Lekue, “LA SALVE no solo es una empresa que en 130 años de historia ha desarrollado su actividad afincada en Bilbao sino que, además, siempre ha visto la importancia clave de evolucionar siendo fieles al entorno de donde somos. En 2019, para que una empresa sea vasca no solo vale con que el domicilio social y fiscal esté aquí, o con traer la producción aquí, sino que pensamos que es necesario traccionar una cadena de valor formada íntegramente por elementos del entorno. En este sentido, que toda nuestra cebada sea de Álava, un producto de mayor valor añadido, o que el lúpulo sea también cercano, son ejemplos de esta forma de ver nuestro desarrollo”.