Cervezas de Navidad, una tradición con siglos de historia

Cervezas de Navidad, una tradición con siglos de historia

Desde los vikingos hasta Santa Claus han brindado con cervezas de Navidad. La bebida que un día fue ofrenda para los dioses llega este año cargada de burbujas, dulce y aroma. 

 

 

Cervezas de Navidad, tradición y cultura

La Navidad ya está aquí. Se nota en las calles, engalanadas para la ocasión con luces y elementos decorativos, en la televisión, con películas que regresan a la pequeña pantalla cada años por estas fechas, y en los restaurantes y bares.

Es difícil encontrar un hueco estos días. La gente se reúne para cenas de empresa, comer con amigos o para tomar algo. Y siempre hay una cerveza entre manos o varias, depende de si al día siguiente toca trabajar.

La cuestión es que la Navidad es época de reencuentros, familia, seres queridos y de cerveza. Pero no de una cerveza normal. Las marcas trabajan para crear un producto diferente, especial, hecho en exclusiva para la ocasión, las cervezas de Navidad. 

 

Cervezas de Navidad, una tradición con siglos de historia – Loopulo

 

Nace una Estrella

La cervecera Estrella Galicia se ha anticipado a las fiestas navideñas con su edición limitada Estrella de Navidad, un producto para el que ha utilizado lúpulo gallego, gracias al proyecto de recuperación impulsado por Hijos de Rivera.

La cerveza es 100% malta y tiene un sabor achampanado. Su aroma y su formato son Navidad por los cuatro costados. Perfecto para ser compartido y brindar en estas fechas, así se presenta lo que la marca ha denominado: “Verde Navidad”.

 

Cervezas de Navidad, una tradición con siglos de historia – Loopulo

 

Vuelve a casa por Navidad

Estrella Damm regresa a la mesa por sexto año consecutivo para ofrecer su cerveza exclusiva de Navidad, una tradición de casi 70 años a la que solo tenían acceso la familia, los amigos y los empleados. En 2013, la empresa catalana amplió su distribución y todo el mundo puede disfrutar de su burbujeante Strong Lager navideña (6,5 grados).

La botella recuerda a los años 50 (la marca recuperó esta fórmula) y su color brillante invita a probar. Quien lo ha hecho asegura que su aroma afrutado huele a Navidad y que deja cierto sabor a pan tostado.

 

 

Con sabor a turrón

Amstel ha sorprendido estas Navidades con su Amstel Turrón, una edición limitada de 150.000 unidades de cerveza con sabor a turrón. En concreto, a turrón de Jijona.

La propuesta mantiene la esencia espumosa y el ligero amargor de la Amstel Original, pero añade un aroma diferente gracias a la miel, el azúcar y el chocolate del turrón de la marca levantina. Una receta con más de cinco siglos de tradición.

Beber cerveza en Navidad se remonta mucho más atrás en los libros de historia.

 

Tradición vikinga

Los vikingos celebraban el Yule, lo que hoy conocemos como Navidad. Una fiesta pagana, que coincidía con el solsticio de invierno, en la que las familias se reunían para despedir el año.

Comían, hacían sacrificios y ofrendas a los dioses, entre ellas un barril de cerveza. ¡No podía faltar la cerveza en una fiesta vikinga!.

Éste era uno de los momentos más importantes del Yule o “Jul”, como todavía lo llaman los daneses. Los vikingos brindaban con una buena jólaöl, la cerveza especial para esta fiesta, y daban las gracias por el año que había pasado y por el que empezaba.

 

Multa a quien no haga su cerveza

La tradición se convirtió en norma cuando el rey de Noruega Haakon I decretó que todos debían elaborar una cerveza en sus hogares durante la Navidad y si no cumplían (así lo dictaban las Leyes de Gulathing ) tendrían que pagar sanciones o incluso podían llegar a perder sus propiedades.

Los suecos fueron los primeros europeos en llevar la tradición de las cervezas de Navidad a América del Norte en el siglo XVII.

 

Más poder, mejor cerveza

En la Edad Media, la cerveza se convirtió en símbolo distintivo para brindar en los monasterios de toda Europa durante la Navidad. La prima melior, la mejor cerveza, se repartía entre el abad y los invitados más selectos, la secunda a los empleados y la tertia, la más suave, a los hermanos y peregrinos.

 

Cerveza gratis por Navidad

Las fábricas de Londres, en el siglo XIX, regalaban cerveza gratis, las famosas Winter Warmer Ales, a sus empleados durante las fiestas para compensar que tuvieran que trabajar. Una tradición que se mantiene después de más de 200 años.

 

Cervezas de Navidad, una tradición con siglos de historia – Loopulo

 

La cerveza de Santa Claus

Samichlaus, que significa Santa Claus en el dialecto suizo-alemán de Zurich, fue la cerveza con más graduación del mundo, una Lager de 14 grados. La cervecera Hürlimann la sacó al mercado en 1980 pero tras la desaparición de su mentor, la familia decidió abandonar el proyecto.

Cuatro años después, en 2000, la cerveza fue recuperada por la empresa del sector Eggenberg (Austria) y desde entonces se ha convertido en un icono.

Su sabor único y su legendaria y compleja elaboración, (cervezas de Navidad que se producen el día 6 de diciembre, día de San Nicolás, y se consumen al año siguiente), han hecho que sean conocidas en el mundo entero.

 

Cruzcampo Edición Limitada Navidad, vuelve la hoppy lager – Loopulo

 

Cruzcampo Edición Limitada de Navidad

Cruzcampo celebra las Fiestas proponiendo una alternativa para brindar en estos momentos navideños con una de sus ediciones más esperadas del año, su Cruzcampo Edición Limitada Navidad.

En la elaboración de esta receta exclusiva y efímera que ofrece la marca cada año desde los 80, han colaborado como ya es habitual los Maestros Cerveceros de su fábrica de Jaén, pero además, la receta ha sido co-creada en exclusividad con sus compañeros y Maestros Cerveceros de su micro-cervecería en Málaga, un espacio inaugurado hace casi dos años de creación e innovación cervecera en la ciudad.

 

Pabst Blue Ribbon lanza un gigantesco pack de 99 cervezas – Loopulo

 

Regala cerveza estas Navidades

La cervecera Past Blue Ribbon ha lanzado por segundo año consecutivo un pack de 99 cervezas para regalar en estas fechas. El pack mide más de 2 metros de largo e incluye diferentes variedades de cerveza.

El precio ronda los 59,99$ y se vende en 15 estados de Estados Unidos. En algunos ya está agotado. En cualquier caso, ya sean 99 o una sola buena cerveza, al final no se trata de cantidades, pero sí de disfrutar. Y la tradición manda.

¡Brinda con cervezas de Navidad estas fiestas!

La cerveza navideña no es un estilo, es una tradición

La cerveza navideña no es un estilo, es una tradición

La tradición de la cerveza navideña

La cerveza navideña es algo más que un estilo, es una tradición. Y es que, la Navidad, es una de las tradiciones más extendida y duradera de la humanidad. Sí, está sobre-comercializada, y la mayoría del mundo ni siquiera la celebra. Pero hay que fijarse bien en algo que ha existido más de 2.000 años. Especialmente si viene acompañada de tanta y tanta buena cerveza artesanal.

Ahora, algunos protestarán: “Ah, cerveza navideña, una descarada comercialización de una sagrada tradición familiar para vender más espuma”. De hecho, durante años, a las cervecerías generalmente se les prohibía usar motivos navideños para publicitar sus marcas. Sin ir más lejos, hace apenas seis años, en Estados Unidos, se declaraba “indigna e impropia” a una marca que representaba a Santa Claus en su etiquetado. Pero la realidad es que la cerveza siempre ha sido parte de la Navidad.

 


 

El estilo de la cerveza navideña

Las llamadas cervezas de Navidad o cervezas de invierno, son cervezas potentes, con mucho cuerpo, sabores dulces y especiados. Además de una graduación alcohólica elevada, que suele estar por encima de los 6º. Frecuentes son los aromas a canela, nuez moscada, anís estrellado, pimienta o vainilla. Se elaboran con maltas tostadas para otorgarles un color marrón oscuro. No se percibe el lúpulo, empañado por los sabores especiados.

 

La cerveza navideña en la antigüedad

Antes de la prohibición, los inmigrantes alemanes elaboraban lagers oscuras especiales para estas fechas. Antes de eso, los ingleses servían wassail casera (cerveza con especias) mientras cantaban villancicos dickensianos. En la Edad Media, los monjes observadores preparaban su cerveza más fina y fuerte para marcar el nacimiento de Cristo. Alrededor del año 900 dC, cuando los noruegos se convirtieron al cristianismo, trajeron su ahumado Viking Jul (Yule) ale. A riesgo de encontrar carbón en mi calcetín, diría que la cerveza navideña es más antigua que la Navidad misma.

 


 

Las cervezas de Navidad en el mundo

Bélgica y la cerveza navideña

Es, sin embargo, muy generalizado fijar el nacimiento de las cervezas de navidad en los inicios del siglo XX en Bélgica, en las reuniones familiares navideñas. Las cerveceras comenzaron a hacer unas cervezas únicas, oscuras, más especiadas y fuertes. Cervezas cuya elaboración se hacía en septiembre y que maduraban en barrica hasta que el día de San Nicolás (el 6 de diciembre). Eran cervezas de producción limitada, y que generalmente constituían el regalo para los trabajadores de la propia fábrica y sus clientes.

Hay tanta tradición en Bélgica que incluso celebra un Festival de Cervezas de Navidad, en la localidad de Essen (los días 16 y 17 de diciembre de 2.017).


Wassail – La cerveza navideña

Winter Warmer Ales

Los ingleses, a este tipo de cervezas las denominan Winter Warmer Ales, cervezas de invierno, más maltosas y especiadas, y con la peculiaridad del uso de hierbas aromáticas. Son cervezas fuertes, y con las que intentaban hacer más llevadero el invierno.


Weihnachtsbier

En Alemania son llamadas Weihnachtsbier y su consumo está muy extendido sobre todo en la región de Baviera. Tradicionalmente se acompañan con dulces navideños.


Julebryg

En Dinamarca, el primer viernes del mes de noviembre se celebra el “Día de la Cerveza de Navidad”, llamado el J-DAG, y es el día en el que comienza la venta de la Julebryg (cerveza navideña de una conocida marca) que es una cerveza afrutada, fuerte y oscura y más alcohólica que las habituales.


Anchor Christmas Ale

En Estados Unidos estas cervezas se elaboran desde la década de los años setenta, siendo muy representativa la Anchor Christmas Ale, que como peculiaridad presenta que la receta y la etiqueta de las botellas cambian cada año.


Samichlaus

Y realmente significativo es el lanzamiento de la cerveza austriaca Samichlaus. Es una cerveza con una graduación de 14º, que se elabora tan sólo una vez al año (el 6 de diciembre), con una antigua receta suiza, y que posteriormente se deja madurar en barrica durante 6 meses para consumirse las navidades del siguiente año.

 


 

En España, este tipo de cervezas apenas tienen tradición, aunque en los últimos años algunas cerveceras han comenzado a introducirse en este segmento.

La cerveza navideña no es un estilo, es una tradición. No necesita ser picante o fuerte, dulce u oscura; solo necesita ser especial, un regalo para compartir en el espíritu de las Navidades con familiares y amigos.


Fuente: cervezasdiferentes.es