El secreto está en su composición y en la moderación de su consumo. Está incluida en la dieta mediterránea.


 

Una cerveza al día mejora el corazón y aumenta la felicidad – Loopulo

 

Una cerveza al día mejora el corazón por dentro y por fuera

La cerveza es una bebida milenaria que siempre ha estado vinculada a fines terapéuticos. Desde la civilización sumeria, hace 6.000 años, que consumía cerveza para evitar enfermedades infecciosas hasta los egipcios que la convirtieron en bebida nacional o Hipócrates, padre de la medicina, que señaló: “la cerveza es un calmante suave que apaga la sed, facilita la dicción, fortalece el corazón y las encías”.

Sus beneficios han estado respaldados por científicos, investigadores, médicos y numerosos estudios que, con el requisito de la moderación, siempre han defendido que la cerveza es buena para la salud.

Una cerveza al día, según el informe anual de Beer And Health del 2015, publicado por el Instituto Holandés de la Cerveza y patrocinado por la unión The Brewers of Europe, es la cantidad que se recomienda para sacar lo mejor de esta fórmula especial que aporta nutrientes, vitaminas y felicidad.

 

Cervezas de baja fermentación, ¿cómo surgieron las Lagers? – Loopulo

 

¿Qué es la cerveza?

Agua

La cerveza en un 95% agua y sales minerales que pueden resultar muy beneficiosas para la salud. Una de ellas es el sulfato, que además de dar amargor a la bebida, aporta propiedades hidratantes. También los cloruros.

Otra de las sales es el sodio, similar al que contiene el agua potable, que regula la presión arterial y el volumen sanguíneo, y puede tener efectos diuréticos.

La cerveza también tiene calcio, que es la sal que aporta el color y la turbiedad, y ayuda a mejorar los huesos.

Cebada

La cerveza es tan buena como la calidad de la cebada que se escoja para su elaboración y no todas sirven. La cebada debe ser apta para ser malteada y para eso tiene que cumplir con una serie de requisitos como que el grano sea grueso, uniforme, de forma redondeada, de color amarillo claro y no estar afectado por infecciones de microorganismos. Además, la cascarilla o glumilla tiene que ser fina y rizada, según el informe publicado por el Centro de Información Cerveza y Salud (CICS).

Eso desde el punto de vista físico, pero también importa el bioquímico. En este sentido, el grano deber absorber bien el agua para producir la mayor cantidad de malta, añaden las fuentes.

La malta es el punto de partida para elaborar una buena cerveza y sus aportaciones a la salud son muy numerosas. Por ejemplo, favorece la producción de glóbulos rojos y contiene sustancias antioxidantes, que también se pueden encontrar en la fruta y la verdura, que reducen el envejecimiento del organismo y protegen de enfermedades cardiovasculares.

Además, ayuda al fortalecimiento óseo y aporta fibra.

 

LA SALVE elaborará sus cervezas con lúpulos Hopsteiner – Loopulo

 

El lúpulo, sabor amargo que relaja

Un buen aroma y sabor son importantes para que una cerveza guste y, además, en el caso del lúpulo ayuda a tranquilizar los nervios.

Esta planta es la culpable del amargor que tanto engancha a los consumidores de cerveza y contiene compuestos que ejercen una función sedante y ayudan a relajarse.

Según un estudio realizado por la Universidad de Illinois, el extracto de lúpulo podría ayudar a prevenir el cáncer de mama.

 

 

Dieta mediterránea

La cerveza aparece en uno de los escalones de la Pirámide de la Dieta Mediterránea, reconocida como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en noviembre de 2010, que incluye en el texto las bebidas fermentadas.

Su aporte calórico es de 45 kcal/100ml de media y si se consume con moderación, lejos de engordar, aporta nutrientes y vitaminas.

Según el informe del Centro de Información Cerveza y Salud (CICS), la cerveza contiene más de 2.000 componentes, entre ellos vitaminas del Grupo B (especialmente ácido fólico), fibra y minerales (silicio, potasio, magnesio y poco sodio).

 

Una cerveza al día mejora el corazón y aumenta la felicidad – Loopulo

 

Consumo moderado

El secreto está en la cantidad. Tras diversos estudios, los investigadores diferencian por género el consumo de esta bebida. A las mujeres se les recomienda una cerveza al día y a los hombres, dos.

Con estos parámetros, los fieles al lúpulo disminuyen el riesgo cardiovascular (por sus sustancias antioxidantes), mejoran el sistema inmune e incluso podrían prevenir el desarrollo de la enfermedad de alzhéimer.

Un estudio, dirigido por la catedrática de Toxicología de la Universidad de Alcalá de Henares, María José González, ha señalado que el consumo moderado de cerveza, gracias al silicio, ayuda a evitar los efectos neurodegenerativos que el aluminio causa en el cerebro y termina desarrollando esta patología.

 

Una cerveza al día mejora el corazón y aumenta la felicidad – Loopulo

 

Más felices

El sabor de la cerveza impulsa la liberación de dopamina en el cerebro, uno de los cuatro químicos naturales (endorfina, serotonina, dopamina y oxitocina) que se encarga de la motivación y el placer.

Según un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Indiana, en Bloomington (Estados Unidos), la cerveza aumenta los niveles de dopamina más que cualquier bebida isotónica y las personas que toman esta bebida, de forma moderada, pueden llegar a ser más felices.

Además, la cerveza siempre ha estado vinculada a los tiempos de ocio y mejora la sociabilidad. Quienes quedan a tomarse una cerveza suelen hacerlo para charlar, divertirse y relajarse, después de la jornada laboral.

Una cerveza al día es la receta perfecta para llevar una dieta equilibrada, reducir los riesgos de determinadas enfermedades y sentirse mejor, por dentro y por fuera.

Título
Una cerveza al día mejora el corazón y aumenta la felicidad – Loopulo
Nombre del artículo
Una cerveza al día mejora el corazón y aumenta la felicidad – Loopulo
Descripción
Una cerveza al día es la receta perfecta para llevar una dieta equilibrada, reducir los riesgos de determinadas enfermedades y sentirse mejor, en general.
Autor
Publica
Loopulo
Logo