Cambios en el sector cervecero español: 30 años de historia

por | Cerveceras, Historia, Opinión

Este artículo se escribe a petición del sitio de divulgación cervecera Loopulo, para su publicación en dicha web y posterior redifusión en CELCE Magazine. Con este trabajo también se pretende incentivar la publicación por otras personas de “30 años de historia” referida a diferentes comunidades autónomas. Los socios y personas que colaboran en este artículo están nombrados al final del mismo.

 

30 años de historia cervecera

En primer lugar, debo decir que aparte de consumidor soy coleccionista cervecero y socio de CELCE Club Español de Coleccionismo Cervecero. No hay nadie más al día de las marcas que aparecen y desaparecen, y de los cambios en la industria, que un coleccionista, que no solo bebe sino que guarda todo lo relacionado con la cerveza. Son los primeros que saben que esta marca ha desaparecido o que aquella otra acaba de nacer. Desde 1993 en que salió el nº 1 hasta 2020 en que hemos llegado al nº 100, CELCE ha venido publicando su revista trimestral que pretende ser mensajera del coleccionismo y la cultura cervecera en España.

Treinta años dan para mucho. En los 90 la tendencia era concentrar la elaboración en fábricas lo más grandes y eficientes posibles, lo que conllevó el cierre de las más pequeñas de cada grupo: las carreteras habían mejorado lo suficiente como para que la distribución no fuese tan costosa. Al mismo tiempo, algunas marcas locales fueron olvidadas por los fabricantes (aunque no por los consumidores y coleccionistas) en favor de una marca fuerte de implantación nacional.

 

El cierre de las fábricas locales

Damm cerró la fábrica de Rosselló 515 (Barcelona, 1992), Cruzcampo la de Bilbao (1992), Turia la de Valencia (1947-1994), Africa Star la de Ceuta (1953-1992) y Balear de Cervezas la de Mallorca (1972-1998). El Águila (propiedad de Heineken desde 1984) vendió en 1994 su fábrica de Zaragoza a la norteamericana Coors, y antes en 1992 la de Córdoba al grupo colombiano Bavaria que elaboró allí una nueva marca: Sureña. En Ciudad Real se cerró Calatrava (1993). La malagueña Victoria lo hizo en 1996 (que volvió a abrir en 2017), al igual que la fábrica sevillana que elaboraba Estrella del Sur. La fábrica de Arano (Navarra) que elaboraba El León y Keler esperó hasta la siguiente década y cerró en 2009.

 

Cambios en el sector cervecero español: 30 años de historia - Loopulo

 

Esto trajo la pérdida de una parte notable de las marcas de implantación local, aunque algunas tuvieron una segunda vida en los estantes de los hipermercados. Tropical de Las Palmas y Dorada de Tenerife fueron empresas independientes hasta 1994, año de su fusión. Y Alhambra, tras venderse en 1995, estuvo a punto de cerrar pero a los pocos años fue capaz incluso de comprar en 1999 la fábrica cordobesa que elaboraba Sureña. En 1992 sucumbe la asturiana El Águila Negra, que desde 1974 por cierre de La Estrella de Gijón elaboraba también alguna de las marcas de ésta.

 

Metamorfosis de El Águila / Amstel

No era un fenómeno nuevo, ya que por ejemplo El Águila anteriormente ya había cerrado tres fábricas con sus correspondientes marcas: Cartagena (El Azor, 1958-1985), Mérida (El Gavilán, 1959-1985) y Alicante (El Neblí, 1961-1986). Es a partir de 1994 cuando Águila va desapareciendo paulatinamente como marca para convertirla en Amstel, con el siguiente recorrido: Águila Cerveza (1994), Águila Amstel (1996), Amstel Águila (2002) y culminando en 2004 con Amstel 100% Malta, en una de las operaciones de marketing (rebranding) más sutiles ya que poca gente se dio cuenta de ello.

 

Cambios en el sector cervecero español: 30 años de historia - Loopulo

 

A mediados de los 90 Grupo Cruzcampo tenía aproximadamente una cuota de mercado del 27%, seguida por El Águila con un 20%, Damm con un 16%, Mahou un 17%, San Miguel el 14%, y el resto eran Estrella de Galicia, La Zaragozana, Cía. Cervecera de Canarias y algunas marcas locales. 

 

La llegada de las marcas blancas y los inicios de la revolución craft

En esos años empezaron las marcas blancas de los supermercados, al principio con latas holandesas y alemanas, hasta que parte de la producción fue asumido por la industria cervecera nacional. Aunque desde antiguo en España habíamos tenido cervezas inglesas, holandesas, belgas, alemanas y en general europeas, tras la reciente entrada del país en la entonces Comunidad Europea (1986) se intensificaron estas importaciones. En el mercado nacional prácticamente todas las fábricas producían una “international lager”, una tostada/especial/extra, una sin y en ocasiones una negra.

Algunas veces se podía probar una “craft” norteamericana como Samuel Adams o Sierra Nevada, aunque era algo poco habitual. La revolución “craft” había comenzado en USA, aunque la información no fluía como ahora, ya que el acceso a internet, el correo electrónico, las cámaras de fotos digitales y el teléfono móvil de uso particular no existieron en la práctica hasta principios del nuevo milenio.

 

Cambios en el sector cervecero español: 30 años de historia - Loopulo

 

Y con el nuevo milenio, nacen Heineken España y Mahou San Miguel

En el año 2000 se forma Heineken España, con la fusión de Grupo Cruzcampo y El Águila, asumiendo un liderazgo claro del sector, que conllevó la cesión de factorías y de determinadas marcas (representativas del 17% de su capacidad productiva) a otras empresas cerveceras, por mandato de las autoridades de la competencia (a Damm pasaron las fábricas de El Puig -Valencia-  y de Madrid -Henninger-, así como las marcas Estrella del Sur, Keler, Victoria, Oro, Calatrava y Skol; la marca El Alcázar fue adquirida por Ibersuizas en 2007 y dejó de producirse en 2015).

En este mismo año Mahou compra San Miguel, en 2004 la canaria Cervezas Reina y en 2007 Cervezas Alhambra, para formar el grupo Mahou San Miguel tal y como lo conocemos en la actualidad.

 

 

El movimiento alternativo

La primera década del milenio es de transición. Aproximadamente en 2007-2008, marcado por el comienzo de la crisis económica, empieza con fuerza el movimiento “craft” en España, si bien las microcervecerías más antiguas datan de principios del nuevo milenio. 

Antes hubo alguna experiencia que se adelantó a su tiempo, como fueron las micros vascas Bertoko (1999-2001) y Pagoa (1998, que sigue) y las canarias que también continúan Cervezas Viva (1999) y Tacoa (2001). 

En cuanto a brewpubs, la Cervecería Rías Baixas de Vilagarcía de Arousa (1995-2004), Beer Factory (1995-1998) en Valencia, en Madrid Naturbier (1989-2015) y Magister (1993-2004), La Paloma en Gran Canaria (2001-2004), Das Brau Haus y Brauhaus Carrusel en Mallorca, Belauntza en Guipúzcoa, Brauhaus Calpe, en Calpe (Alicante), así como Naturalbier en Badalona y la Barcelona Brewing Company (1993-1996) del maestro de cerveceros Steve Huxley, en cuyo local está desde hace años La Cervesera Artesana. 

También comienzan los festivales, los más antiguos en Cataluña, ya que en 2004 comienza la feria pionera Vine a Fer Cervesa, mientras que en 2006 se celebra la primera Mostra de Cervesa Artesana de Mediona, en 2011 comienza Birrasana en Lloret de Mar, en 2012 se celebra el primer Barcelona Beer Festival y en 2015 la primera Fira de Poble Nou. Respecto de concursos cerveceros, en 2015 se celebra la 1ª edición del Campeonato de Cervezas de la Fira de Poblenou, y al año siguiente comienza el Barcelona Beer Challenge. 

 

Panorama actual

Treinta años después el panorama que encontramos es diferente. Las cerveceras históricas siguen dominando gran parte del mercado (aunque en 1980 eran 27 y desde 2007 son solo seis), si bien Mahou San Miguel se ha convertido en el primer grupo del país adelantando a Heineken España. Dos cerveceras regionales (La Zaragozana con Ambar e Hijos de Rivera con Estrella de Galicia) se han expandido notablemente por el país, especialmente esta última, cuando hace 30 años era misión imposible encontrarla fuera de Galicia. Y otra que siempre ha estado es Estrella de Levante en Murcia, propiedad de Damm, con una marca de fortísima implantación local en la región española con mayor consumo per cápita de cerveza.

 

Resurrección de las marcas locales

En los últimos años merece mención aparte la vuelta de marcas locales resucitadas: Moritz, Turia, Calatrava, Rosa Blanca, El Águila, El Alcázar, Victoria, Estrella del Sur, Oro, Mezquita. Es decir, se ha producido un efecto “boomerang”, debido al reciente aprecio por el producto local y de cercanía.

 

Cambios en el sector cervecero español: 30 años de historia - Loopulo

 

La cerveza artesanal en España y el interés de los grandes grupos

Respecto al movimiento craft, ha venido para quedarse, si bien su porcentaje de producción (oficialmente entre 1 y 2% en volumen, intuyo que bastante más en cuanto a valor) sobre el total no guarda relación con la curiosidad, cantidad de novedades, variedad de estilos, ruido mediático en redes sociales y número de fábricas existentes (unas 500). 

También ha habido interés de los grandes grupos en las artesanales, por ejemplo Mahou San Miguel compró parte de Nómada Brewing en España y la mayoría en las norteamericanas Founders y Avery (2014, 2016 y 2017 respectivamente), y participa en el proyecto de La Salve; Heineken se hizo con la mayoría del capital de La Cibeles (2018), al igual que en 2017 hicieron AB InBev y Molson Coors en La Virgen y La Sagra respectivamente.

Desde el punto de vista del consumidor, en 2020, gracias a la innovación y curiosidad del sector, la cantidad de estilos existentes y la variedad de éstos es abrumadora, evidentemente la cerveza “premium” a un coste superior. Consumidores de cerveza los hay muy variados, y a todos hay que respetarlos y defenderlos. El abanico abarca desde el que compra por precio packs de 24 latas de la marca blanca de turno al especialista cuya afición es probar con avidez las novedades de sus productores preferidos, encontrando entre ambas categorías al resto de consumidores con todos los matices que podamos imaginar.

 

Asociaciones cerveceras

También merece la pena comentar las novedades en el asociacionismo cervecero no profesional. Si bien CELCE (Club Español de Coleccionismo Cervecero) existe desde 1987, en 2009, a imitación de los homebrewers norteamericanos, nace ACCE (Asociación de Cerveceros Caseros Españoles), que tiene unos mil socios. En 2017 se conforma ACCC (Associació Catalana de Col.leccionisme Cerveser), con medio centenar de socios.

 

Cambios en el sector cervecero español: 30 años de historia - Loopulo

 

En cuanto al asociacionismo profesional, las novedades han sido que en 2014 nació AECAI (Asociación Española de Cerveceros Artesanos Independientes), que en la actualidad tiene 64 fabricantes de cerveza asociados. A partir de 2016 Cerveceros de España acoge en su seno a los nuevos cerveceros, asociándose tanto AECAI como otros 32 microcerveceros hasta la fecha.

Aparte de las asociaciones de ámbito nacional, también hay otras de ámbito regional, como la catalana Gecan (2011, Gremi d’Elaboradors de Cervesa Artesana i Natural) con 44 socios en este momento y otras como Basque Beer (2014, Euskal Garagardoaren Elkartea) con 12 socios actualmente, y Associació de Cerveseres Valencianes (2016) hoy en día con 18 socios.

 

Publicaciones impresas 

A diferencia de otros países más cerveceros, contamos únicamente con tres publicaciones periódicas, eso sí, de gran solera. La veterana es Cerveza y Malta, que comenzó a editarse en 1964 por la Asociación Española de Técnicos de Cerveza y Malta. En 1999 un joven vigués, Alberto Benavides, incansable e inquieto, impulsó Bar & Beer que empezó como un periódico gratuito y evolucionó hacia el formato de revista comercial de la actualidad. Y la nuestra, CELCE Magazine, cuya edición fanzine de la primera época se remonta a 1987, dedicada al coleccionismo cervecero y a la cultura cervecera en general.

 

Y los medios de comunicación digitales

Respecto a internet, ha permitido tal avalancha de información que resulta complicado mantenerse al día. Todos los fabricantes tienen su web y su página en Facebook e Instagram al menos. Lo mismo hacen las cervecerías y tiendas especializadas. Respecto del comercio on-line hay que destacar la labor de Birrapedia teniendo en su web a todas las cervezas y cerveceras del país. Algunos microcerveceros han impulsado clubes de suscriptores para enviarles sus novedades según aparecen. Además hay muchas tiendas que te traen a casa cervezas nacionales y casi de cualquier parte del mundo, y ello unido a las tiendas por internet de las propias cerveceras (las que no tenían tienda, la pusieron en tiempo récord durante el confinamiento del covid-19), que hace que puedas degustar cervezas de cualquier estilo y procedencia sin moverte del sofá. 

Para acabar, no debemos olvidar otros medios digitales, que vía web (blog o página propia), Facebook, Instagram, etc, mantienen informado al consumidor más especializado y curioso sobre todo tipo de noticias cerveceras (Loopulo, Factoría de Cerveza, Jardín del Lúpulo, Cervezas Frías, Como la Birra Misma, Birraire, Del grano a la copa, La Barra de la Birra, etc…).

 


Nota: Han colaborado proporcionando datos, correcciones y sugerencias Boris de Mesones, Alex Schmid, Claudia Prieto, Xavier García Barber y los siguientes socios de CELCE: Txema Millán, Carlos Cervantes, Juan Oliver, Juan Cortón, Jorge Expósito, Pedro Miguel Ortega, Javier Renovell, Javier Calvo y Joan Rubio “Lyado”. Gracias a todos ellos.

Subscríbete a Loopulo!

Bébete toda la actualidad del sector cervecero, con mucho Loopulo.

Gracias por subscribirte!

Pin It on Pinterest

¡Comparte esto!

¡Comparte esta publicación con tus amigos!