El tesoro de las cervezas halladas en un barco hundido hace un siglo

por | Levaduras, Noticias

 

Un buceador recuperó decenas de botellas de un buque naufragado de las que se ha conseguido extraer un tipo de levadura viva que se consideraba perdida

 

Sorbos de historia bajo el mar: el tesoro de las cervezas halladas en un barco hundido hace un siglo

Un barco sumergido en las profundidades del océano desde hace más de un siglo. Un día, más de cien años después, un buzo accede al interior de la bodega del buque hundido y se topa por casualidad con un enorme tesoro: un amplio arsenal de botellas conservadas, al menos aparentemente, en perfectas condiciones. Y aquí comienza la historia. 

Este bien podría ser el inicio de una novela de aventuras; pero como se suele decir, la realidad supera la ficción. En este caso la protagonista de la historia es nuestra bebida por antonomasia: la cerveza. Este peculiar lote fue hallado en un naufragio causando un enorme interés a la persona que se encontró con él, que vio ante sí la posibilidad de rescatarlo. 

 

Al rescate de las cervezas históricas

Y así fue: el explorador, un técnico de buceo y buceador aficionado llamado Steve Hickman, llevaba consigo una pequeña bolsa de red. Esto fue suficiente para que el buzo consiguiera extraer algunas de las botellas que yacían semienterradas en el lodo marino. No fue tarea fácil, pues en cuanto removió los envases para atraparlos se vio cercado por una densa nube provocada al agitarse el sedimento marino que rodeaba aquel depósito. No obstante, Hickman insistió y, a oscuras sin apenas alcanzar a ver lo que tocaba, logró hacerse con algunas de las botellas y llevárselas consigo. De este modo, el buzo consiguió marcharse y llegar hasta la superficie con una decena de las botellas encontradas. 

 

El tesoro de las cervezas halladas en un barco hundido hace un siglo - Loopulo

 

No todos los días se descubre bajo las profundidades del mar semejante hallazgo. Por tanto, Hickman, según publica la BBC, medio que se ha hecho eco de la noticia, afirma que en aquel momento pudo verla y que esta era “de espuma espesa y cremosa, casi como la cerveza Guinness”. No obstante, el olor era desagradable y putrefacto, por lo que su consumo no era lo más recomendable. 

En el caso de las botellas que contenía el buque Wallachia, que se hundió en 1895 en la costa de Escocia tras chocar con otro barco, habían logrado sobrevivir al paso de los años gracias a las bajas temperaturas y a las aguas heladas del océano. El barco transportaba miles de botellas con bebidas alcohólicas entre las que se encontraban cerveza, whisky y ginebra y de las que Hickman logró rescatar algunas.

 

Resucitando sabores centenarios

Más allá del valor histórico que tiene un descubrimiento de estas dimensiones, el caso del encuentro con estas cervezas ha supuesto una auténtica revolución temporal. Mientras viajar al futuro parece aún una utopía difícil de conseguir, el sector cervecero ha conseguido hacer realidad un anhelo no menos ilusorio: resucitar el sabor de las cervezas del pasado. El germen de un viaje en el tiempo para degustar los sabores de aquellas bebidas fermentadas de las que disfrutaron nuestros ancestros.

Las botellas recuperadas del naufragio fueron a parar a manos de científicos de una firma de investigación llamada Brewlab, que junto a un equipo de la Universidad de Sunderland en el Reino Unido, consiguió extraer levadura viva del líquido interior de varias de ellas. Lo primero que vieron es que la cepa de esta levadura hallada en las botellas de cerveza del buque Wallachia se consideraba perdida. Intentaron con éxito aplicar dicha levadura en emular la cerveza original y, actualmente, el equipo inspecciona si dicha levadura podría ser utilizada para elaborar cervezas actuales e incluso mejorarlas.  

Respecto a la cerveza que el equipo investigador de Brewlab y los científicos de la Universidad de Sunderland elaboró a partir de las cepas de las cervezas del Wallachia, se trata de una cerveza negra. Uno de los miembros del equipo asegura que la cerveza que han desarrollado los científicos partiendo de la antigua levadura tenían un sabor con un toque de chocolate y café. 

El hecho es que la mayoría de las cerveceras suelen utilizar levaduras similares, aunque utilicen otros ingredientes y en la forma de su elaboración. No obstante, el uso de cepas distintas e inusuales podrían dar lugar a nuevos sabores muy diferentes a los que el público cervecero está habituado, de ahí la importancia de esta investigación. 

 

Otras cervezas ‘resucitadas’

Lo que hasta hace poco parecía imposible es una realidad y no es el único caso en el que se rescatan cepas de levaduras antiguas. Tanto es así que se ha creado una tendencia por parte de cerveceras curiosas por encontrar nuevos -o más bien viejos- sabores. Todo ello con el fin de resucitarlas para elaborar una cerveza en la que se evoque el sabor y características de la bebida que fue inicialmente. 

Uno de los casos más conocidos es el de Carlsberg, que en 2017 logró recrear su primera lager de 1883. La marca danesa encontró por casualidad en una antigua bodega de su fábrica en Copenhague un recipiente con células vivas de cerveza. Este hecho fue realmente extraordinario, ya que es poco probable que se consiga hallar una levadura viva después de haber pasado tanto tiempo. 

 

El tesoro de las cervezas halladas en un barco hundido hace un siglo - Loopulo

 

No obstante, ante tal descubrimiento, la cervecera se puso manos a la obra para investigar hasta dónde podían llegar si seguía trabajando en esa vía de investigación e intentaban fabricar la que fue su primera cerveza. Para lograr ser lo más fieles posibles a ella, el equipo que lideró la iniciativa empleó los métodos y material de entonces, de modo que se recrearan fielmente todas las condiciones de la época. Todo esto fue posible siguiendo cada uno de los pasos de los manuales de elaboración que aún conservan de aquella época. El resultado fue Carlsberg Original 1883, una lager anterior a las tradicionales de tipo Pilsen o Pilsner de la que se comercializó una edición limitada de 20.000 botellas. Sorbos que saben a historia y que, esperamos, tengamos la oportunidad de degustar de nuevo.  

POST RELACIONADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Subscríbete a Loopulo!

Bébete toda la actualidad del sector cervecero, con mucho Loopulo.

Gracias por subscribirte!

Pin It on Pinterest

¡Comparte esto!

¡Comparte esta publicación con tus amigos!