La Salve ha inaugurado su nuevo centro de producción en Bilbao. Este centro de producción de cerveza ha supuesto una inversión de 2 millones de euros, gracias a la colaboración de La Salve con el grupo Mahou San Miguel. Con este centro de producción de cerveza, La Salve consigue la mayor fábrica de cervezas del País Vasco. Su producción será de unos 200.000 litros en unas instalaciones que cuentan con cinco tanques de elaboración y diez de fermentación. Además, también cuenta con un laboratorio de I+D donde se llevarán a cabo proyectos de investigación de La Salve. Con este proyecto, La Salve pretende alcanzar el 10% de la cuota de mercado de la comunidad autónoma vasca. 

La Salve, elaborando cervezas desde 1886

La Salve nace en 1886 de la mano de José Schumann y Cordés, hijo de un cervecero alemán, que instala una fábrica destinada a la elaboración de cervezas y bebidas gaseosas junto a la Ría. La fábrica de cervezas original se ubicó en sus orígenes en la Campa de La Salve y de ahí heredó su nombre. Posteriormente se trasladó a poca distancia, al inicio de la calle Artasamina, pero siempre mantuvo un puesto de venta de cervezas en la Campa donde nació.

Desde 1910, La Salve estuvo en manos de la familia Pérez-Yarza, que regentaba en Bilbao numerosos negocios de alimentación y hostelería, entre ellos los cafés Boulevard y Arriaga, el Bar Carabanchel y el Hotel Excelsior. Cuarenta años después de su cierre en 1978, La Salve vuelve a Bilbao para convertirse en un referente en el sector.

La Salve y Mahou San Miguel

La cervecera La Salve inauguró el pasado 14 de marzo su nuevo centro de producción en Bilbao con la presencia del alcalde de la ciudad, Juan María Aburto. También asistieron los socios y promotores de La Salve, Jon Ruiz Ibinarriaga y Eduardo Saiz Lekue, y del director general de la Unidad de Nuevos Negocios de Mahou San Miguel, Benet Fité. Mahou San Miguel que cuenta con una participación del 42,7% de la cervecera bilbaína La Salve y cuyo impulso ha sido fundamental para hacer realidad su fábrica en la ciudad.

El centro de producción de La Salve

Con casi 1.000 metros cuadrados y una inversión cercana a los dos millones de euros, será el mayor centro de elaboración de cerveza del País Vasco y contará con una capacidad productiva inicial de 200.000 litros de cerveza anuales, cifra que irá aumentando progresivamente para conseguir el ambicioso objetivo de crecimiento de alcanzar el 10% de cuota de mercado en el País Vasco en 2019.

Es la primera vez que, desde los años 80, una cervecera de gran volumen tiene una planta productiva en el País Vasco y su puesta en marcha ha implicado la creación de siete nuevos puestos de trabajo. Un arraigo local que Eduardo Saiz Lekue, socio y promotor de La Salve, ha querido resaltar:

somos una empresa comprometida con nuestro entorno y esto es solo el principio. Hoy es un día emocionante que nos anima a seguir en el camino que hemos iniciado.

Por su parte, Benet Fité, director general de la Unidad de Nuevos Negocios de Mahou San Miguel, ha destacado “el compromiso de nuestra compañía con el desarrollo de La Salve y con el País Vasco. Estamos orgullosos de haber contribuido a que esta marca tan emblemática para los bilbaínos vuelva a tener su centro de producción en la ciudad que la vio nacer hace más de un siglo”.

La Salve abre un centro de producción en Bilbao – Loopulo

Unas instalaciones a la vanguardia del sector en Europa

La puesta en marcha del nuevo centro supone el arranque de la producción de La Salve en Bilbao con un equipamiento de última generación que situará a la marca a la vanguardia del sector.

El centro de producción de La Salve incluye cinco tanques de elaboración y diez tanques fermentadores, además de un laboratorio de I+D donde se realizarán las analíticas necesarias y donde se desarrollarán los proyectos de investigación de la marca.

También dispone de un almacén para cebada, cámaras de frío para la levadura y el lúpulo y una sala de cocción que se completan con una línea de envasado que dará salida al producto ya elaborado en tres formatos distintos: botellas, barriles para hostelería y tanques, para adaptarse a los requerimientos del sector hostelero.

La zona de embotellamiento, por su parte, contará con un pasteurizador, lo que permitirá alargar la vida útil del producto y garantizará la permanencia de su alta calidad a lo largo de la misma.

La Salve recupera así la producción local, después de que la antigua fábrica de cervezas en Bilbao cerrase sus puertas en 1977, y reafirma su compromiso con el desarrollo económico y social del entorno local, generando empleo y riqueza en el territorio.

Cabe recordar que, La Salve, fue una de las triunfadoras del pasado Barcelona Beer Challenge 2018, alzándose con la medalla de oro con su cerveza negra. Un certamen donde las cervezas artesanas asociadas con Mahou San Miguel obtuvieron 11 medallas.


Nota de prensa