España es el país de mayor estrés hídrico de Europa, y los efectos del cambio climático lo agravan. Ante esta realidad, HEINEKEN España es consciente de que no es suficiente con reducir su consumo de agua, sino que va un paso más allá: se compromete a devolver a la naturaleza el agua que contienen sus cervezas. Y lo hace a través de soluciones basadas en la naturaleza, tales como proyectos ambientales de restauración de humedales y reforestaciones, con los que consigue asimismo mejorar la biodiversidad.

En el marco del programa Water Balancing, la compañía lleva a cabo diferentes proyectos de agua en Sevilla, Jaén y Valencia, que han supuesto la devolución a la naturaleza de más de 1.400 millones de litros de agua. Desde 2015, y gracias al acuerdo con otras instituciones, este tipo de intervenciones se han convertido en ejemplos de éxito de colaboración público-privada en el cuidado medioambiental. Menos CO2 y más H2O.