Aunque ahora suene escandaloso, los niños han tenido su propia relación histórica con la cerveza, que se vendía como una bebida «para toda la familia»

 

Los ‘otros tiempos’ de los niños y la cerveza

A menudo solemos decir «eran otros tiempos» para referirnos a comportamientos y sucesos de ayer que hoy nos parecen impensables.

Fumar en los hospitales, colegios y aviones; llevar a los niños en el asiento del copiloto y viajar sin cinturón de seguridad; o untarse de aceite para tomar el sol en largas jornadas de playa.

Una de esas costumbres que ahora vemos como auténticas barbaridades era considerar la cerveza como una bebida «para toda la familia», y no dudar en endiñarle su buen vaso de birra fresca a los más pequeños en la comida o tras los juegos estivales.

Lo cierto es que sabemos que, en la Edad Media, la cerveza era la bebida por excelencia en buena parte de Europa, ya que el agua estaba muy contaminada y beberla era una vía rápida para llegar al sanatorio o directamente al cementerio.

Aunque aún no conocían los motivos, la fermentación de la cerveza eliminaba buena parte de las bacterias, por lo que se consideró una bebida casi mágica, auténtico ‘oro líquido’ que tomaban desde niños hasta ancianos.

 

Los niños y la cerveza, una bebida para toda la familia – Loopulo

 

 

Una bebida para toda la familia

Pero lo más curioso de esto es que no hace falta remontarse tantos siglos atrás. En los años 60 y 70 las familias españolas acostumbran a servir alcohol a los niños, bien fuera a través de tintos de verano, vino con azúcar o cerveza.

Los niños y la cerveza, una bebida para toda la familia – LoopuloNo en vano, en estos años se suceden los anuncios de las grandes cerveceras, coincidiendo con aumento en el número de neveras, en los que se ven a las madres sirviendo cañitas al papá y a los niños a la hora del almuerzo.

De este modo, algunas empresas como Damm, Cruzcampo o El Águila, buscaban el asentamiento de la bebida en la sociedad española, enfocando sus estrategias publicitarias a presentar la birra como una bebida familiar.

Pero eso no era algo que se limitara al ‘pintoresco’ espíritu español, ni mucho menos. Fuera de nuestras fronteras, la marca estadounidense Raineer se anunciaba en 1906 como una bebida beneficiosa tanto para jóvenes como para mayores. Y diez años más tarde, Blatz Beer instruía a la población sobre los valores nutritivos que la malta de la cerveza aporta a madres y bebés.

 

Más cerca de la actualidad

La vinculación de la infancia y la cerveza ha ido más allá. En Japón, donde la cerveza es la bebida alcohólica más producida y también la más vendida, sacaron un refresco a base de guaraná bajo el nombre de Kidsbeer (cerveza para niños). El color de la bebida era dorado y las botellas marrones oscuras, para simular a la verdadera cerveza. Fue un éxito.

No en vano, también en el país nipón, el dueño de un restaurante ideó la Kodomo Biiru, una bebida muy similar a la cerveza para que fuera consumida por los más pequeños. Al igual que el anterior, estaba hecha a base de guaraná y le añadió ingredientes para que tuviera el aspecto propio de la cerveza, con su espuma y su burbuja, pero sin alcohol. Su embotellado también simulaba a los botellines de adultos.

Y lo más curioso de todo esto: que fue en pleno siglo XXI, durante buena parte de la década de 2000, aunque parece que en la actualidad no se comercializa.

 

Los niños y la cerveza, una bebida para toda la familia – Loopulo

 

Cervezas de regaliz para los niños

Otra bebida que, si bien no tiene graduación, simula de alguna manera a la birra es la cerveza de regaliz (root beer), popularmente conocida como ‘la cerveza de los niños’. Este refresco se bebe en ambientes casuales y restaurante familiares, y es la opción que se le da a los más pequeños mientras que los padres se decantan por la cerveza de verdad. No en vano, la bebida se puso de moda durante la época de la Ley Seca porque representaba una alternativa a la pinta de cerveza, y este fue su gancho de comercialización hasta finales del siglo XX.

Pero no hace falta tampoco recorrer 10.000 kilómetros y aún es posible darle una nueva vuelta de tuerca al asunto. Nuestros vecinos belgas servían a los niños cerveza de baja graduación en los comedores escolares hasta principios de los años ochenta.

 

Los niños y la cerveza, una bebida para toda la familia – Loopulo

 

Alcohol e infancia, una combinación mortal

Más allá de lo anecdótico, según un informe del Observatorio de la Infancia, el alcohol es el factor más decisivo en las causas de muerte en adolescentes (accidentes de tráfico, homicidios y suicidios) actualmente en los países occidentales.

Sin embargo, y pese al riesgo que entraña especialmente en estas edades, los menores no lo perciben como un peligro y su consumo suele comenzar a los 14 años.

Para tratar de combatir estar situación y los perjuicios que suponen en la población infantil y adolescente, el pasado año se comenzó a proyectar la Ley de Alcohol y Menores de Edad, conocida popularmente como ‘ley antibotellón’.

Uno de los puntos más polémicos de esta Ley fue la posible sanción a los padres de los menores que bebieran. También se establecía la prohibición de tener botellas de alcohol al alcance de los clientes en los comercios, la revisión de los impuestos especiales de las bebidas y el control de acciones promocionales como la publicidad o las ‘happy hours’.

En la actualidad esta ley estatal se encuentra parada, sin embargo las administraciones autonómicas y locales cuentan con normativas que regulan estos aspectos, algo que hace sospechar que, una vez más, la verdadera clave está en la educación.

Summary
Los niños y la cerveza, una bebida para toda la familia – Loopulo
Article Name
Los niños y la cerveza, una bebida para toda la familia – Loopulo
Description
Aunque ahora suene escandaloso, los niños han tenido su propia relación histórica con la cerveza, que se vendía como una bebida «para toda la familia».
Author
Publisher Name
Loopulo
Publisher Logo