Los maestros cerveceros de Cruzcampo en Málaga y Sevilla, cara a cara

por | Cruzcampo, Extra, Heineken España, Maestros cerveceros

Los expertos de la cervecera andaluza desvelan sus preferencias, logros, retos y las claves para crear cervezas únicas y con acento propio

 

La cerveza es una de las bebidas más antiguas que existe y que ha experimentado una mayor evolución. Este proceso de crecimiento hacia la gran variedad de estilos y sabores de los que hoy podemos disfrutar es una realidad gracias a la creatividad y destreza de los maestros cerveceros. 

La cerveza es una de las bebidas más antiguas que existe y que ha experimentado una mayor evolución. Este proceso de crecimiento hacia la gran variedad de estilos y sabores de los que hoy podemos disfrutar es una realidad gracias a la creatividad y destreza de los maestros cerveceros. 

En Loopulo hemos hablado con dos de los maestros de una de las cerveceras andaluzas más reconocidas: Jorge Álvarez de Haro, maestro en La Fábrica de Cruzcampo en Málaga, e Irene Pascual, de Factoría Cruzcampo en Sevilla. Así es como cada uno de ellos, desde su propia ciudad y experiencia, lleva por bandera la cerveza con más acento de Andalucía.

 

Los maestros cerveceros de Cruzcampo en Málaga y Sevilla, cara a cara – Loopulo

 

¿Cuál es vuestro estilo de cerveza preferido?

Jorge: No tengo un estilo favorito en sí, pero me estoy aficionando mucho a las cervezas de estilos ácidos: Sours, Berliner weiße, Lámbicas

Irene: Decir un estilo de cerveza favorito para mí es imposible, es como elegir entre mamá o papá”. Me gustan muchos estilos diferentes y según el momento uno es más favorito que otro. Cuando doy catas me gusta mucho hablar de la escuela belga. Su forma de producir cerveza siempre me ha gustado, tiene la parte tradicional, pero siempre han jugado con los ingredientes de una forma diferente a otras escuelas cerveceras, como la alemana, que son más puristas. Creo que ese punto creativo, como añadir especias a sus cervezas de trigo, cáscara de naranja o incluso frutas, hace que me gusten. Pero mojándome un poco, soy amante de una buena pilsen, un estilo de cerveza limpio y suave, con notas a cereal que recuerdan al pan y con lúpulos nobles que dejan un amargor limpio en boca. Pero también de las lambic, un estilo cervecero que se obtiene por fermentación espontánea, con sabores ácidos y aromas más fuertes. Para mí, son dos de mis estilos favoritos por la complejidad que tienen en su proceso de elaboración y fermentación.

 

¿Cómo sería para ti la cerveza perfecta?

Jorge: Mi cerveza perfecta es la que me tomo con mis amigos o mi pareja en alguna terraza de un bar con una buena conversación.

Irene: La cerveza perfecta es esa que bebes una vez y no olvidas. Creo que todos tenemos el recuerdo de una cerveza así en la cabeza, ya sea una que hayamos probado en un viaje, una edición limitada, o la cerveza que nos bebemos los findes con los amigos. La cerveza perfecta es esa que te hace ser feliz cuando la pruebas, cuando das un sorbo y dices está tremenda”.

 

¿Tu mayor logro como maestro cervecero?

Jorge: No paro de darle vueltas a esta pregunta. Después de tantos años en el sector me cuesta identificar todos mis logros, pero sé lo que me hace saber que he tenido éxito y lo que realmente merece la pena: ver disfrutar a la gente con las cervezas que elaboramos, que les despierten preguntas e inquietudes sobre la cerveza.

Irene: Creo que el mayor logro como maestra cervecera fue vivir la puesta en marcha Factoría Cruzcampo. Es algo que pocas personas pueden decir y yo tengo la suerte de haberlo vivido. No pude vivir todo el proceso, pues cuando llegué ya estaban los equipos instalados, pero sí que pude hacer la puesta a punto y elaborar la primera receta junto con mi anterior compañero, Juan Jiménez. Incluso me tuve que meter dentro de los tanques de guarda para comprobar que no había juntas sueltas o cualquier cosa que pudiera obstruir las tuberías, ya que la microcervecería se llevó sin terminar de construir un año por la pandemia.

 

¿Cuál ha sido tu mayor reto como maestro cervecero?

Jorge: Para mí el reto es siempre el mismo: poder hacer una cerveza que le guste a la gente, que enamore más a los que ya están enamorados de la marca y yo me sienta feliz y orgulloso de poder ofrecerla.

Irene: He tenido muchos retos que van desde el diseño de una receta con unas características muy concretas hasta hacer una cata delante de cien personas, cuando nunca me había gustado hablar en público. Antes de trabajar en Cruzcampo elaboré mi propia cerveza y la comercialicé un tiempo. Pero sin duda mi mayor reto como maestra cervecera fue tener la valentía para decidir formarme a través del máster en Ciencia y Tecnología Cervecera y luchar por lo que quería conseguir: dedicarme a la innovación cervecera en la marca con la que he crecido, Cruzcampo.

 

¿Qué es lo que más valoras de tu compañero?

Jorge: Irene tiene muchos aspectos positivos, no solo me podría quedar con uno, saldría una larga lista que va desde el aspecto más técnico cervecero hasta lo fácil que es trabajar con ella, buena compañera y amiga.

Irene: Jorge es una persona que ama la cerveza, que tiene pasión por lo que hace y que lo transmite en cada una de sus palabras y sus gestos. Además de compañero, es amigo, con un corazón enorme. Y eso hace que sea fácil trabajar con él.

 

Los maestros cerveceros de Cruzcampo en Málaga y Sevilla, cara a cara – Loopulo

 

¿Quién es más cervecero de los dos y quién tiene más acento?

Jorge: Yo creo que los dos tenemos nuestro propio acento. Eso ayuda a que nos retemos el uno al otro y metamos mucho hincapié en la investigación. Movidos por cómo nos apasiona hacer cerveza, el trabajo es mejor.

Irene: Si lo decimos por años, él es más cervecero, que es mayor, por no decir más viejo (ríe) y además lleva más años trabajando en el sector. Dejando las bromas, ambos somos muy cerveceros y da la casualidad de que tenemos gustos parecidos en estilos y a veces parece que nos leemos la mente cuando hablamos de cerveza, pues pensamos igual. Creo que compartimos el acento: nos gusta el humor y darle alegría a la vida, por eso nos entendemos muy bien, somos personas de querer mucho a nuestra gente y, sobre todo, vemos la vida acompañada con una buena cerveza en nuestra mano, ya sea en vaso o en tercio.

  

 

¿Cuál es la cerveza con más acento que habéis elaborado? ¿Qué acento tienen?

Jorge: En el tiempo que llevo en La Fábrica de Cruzcampo en Málaga hemos podido elaborar cervezas de diferentes estilos, pero las que más me gustaron y más acento tenían son: una IPA con mango, una baja en alcohol con jengibre y wasabi, una ahumada que nos recordaba a los chiringuitos del Palo que embriagan a todo el barrio con ese aroma a los espetos y una de trigo con picante.

Irene: Hemos elaborado muchas cervezas con acento, hasta con acento de California, que no sabría yo describirte cómo es el acento, pero la cerveza era una IPA con chiles rojos picantes. Por lo general, las cervezas que más acento tienen son las que salen en el grifo de descará”, no solo por el nombre, que va muy con mi acento, porque me gusta tener descaro a la hora de hablar de las cervezas que hacemos en Factoría Cruzcampo, sino por los estilos de cerveza que son. La primera descará, en honor a Sevilla, fue con cáscaras de naranja amarga y miel de azahar, era de esas cervezas que bebes y te transportan a las calles de Andalucía en primavera. 

 

 

¿Qué cerveza con acento os gustaría hacer?

Jorge: Tengo muchas en mente, pero la próxima que me gustaría es una Berliner weiße con fresas de Huelva.

Irene: En Cruzcampo hablamos mucho de manosear nuestras raíces y a mi es algo que me evoca a hacer una en honor a mi abuela o a mi madre, con algo típico que me recuerde a ellas. Tiene que ser una receta que surja sola, por ejemplo, mientras comparto el postre con mi abuela después de comerme un platito de puchero y me cuenta alguna de sus anécdotas de joven. De ahí seguro que sale algo bueno. En mi mente ya tengo una dedicada a mi madre, seguramente para el verano la haremos, ya que es una cerveza muy refrescante y como no, con su parte de descaro.

 


Cruzcampo recomienda un consumo responsable.

Pin It on Pinterest

¡Comparte esto!

¡Comparte esta publicación con tus amigos!