Receta | COLINES DE CERVEZA artesana

Receta | COLINES DE CERVEZA artesana

RECETA DE COLINES DE CERVEZA ARTESANA. Si bien ya preparamos en su día una receta de Pan de Bagazo o aquella riquísima receta de Masa de pizza con cerveza y sin levadura, hoy vamos con otra que os va a gustar. Vamos a preparar unos colines de cerveza artesana deliciosos para acompañar salsas, fiambres, quesos… Dependiendo de la zona geográfica, se conoce como colín, grisín, picos, piquitos, palillos, palitroques… Es un tipo de pan de procedencia italiana (grissini) crujiente y de forma fina y alargada. En la actualidad se fabrican de diferentes sabores (queso, chocolate, pipas, orégano…). Pero, también podemos hacer estos colines de cerveza artesanal. Son muy fáciles de elaborar y gustan a todo el mundo.

Para hacer estos colines de cerveza, sólo se necesita un ratito para que la masa fermente. Los ingredientes son fáciles de encontrar. Básicamente está compuesto de harina panificable y cerveza artesana (la que más te guste). ¡Pruébalos, te van a encantar!




Receta de Colines de cerveza artesana

Ingredientes

  • 500 gramos de harina panadera
  • 330 cl de cerveza artesana
  • 15 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • 12 gramos sal




Elaboración

  1. Pon en un cuenco la harina en forma de volcán.
  2. Añade en el centro la cerveza, el aceite y la sal y empieza a mezclar. Puedes hacer la masa a mano o en amasadora, es muy sencilla.
  3. Amasa durante cinco minutos aproximadamente, hasta que quede una masa homogénea, fina y elástica.
  4. Ahora hay que dejar la masa con forma de bola.
  5. Deposítala en un cuenco untado con aceite de oliva y cúbrela con un paño. Déjala reposar una hora.
  6. Después, estira la masa sobre una superficie ligeramente enharinada. Ayúdate de un rodillo. Debe tener un grosor inferior a un centímetro.
  7. Ahora, es el momento de empezar a cortar los colines con un cuchillo bien afilado. Deben quedar muy finos, de menos de un centímetro.
  8. Deposítalos en la bandeja del horno cubierta con papel de horno o teflón.
  9. Precalienta a 180º C.
  10. Introduce la bandeja de los colines y hornea durante 12-16 minutos, hasta que empiecen a tomar color y estén crujientes. Después, déjalos enfriar sobre una rejilla.

Dejarás a todos con la boca abierta con estos colines de cerveza artesanal porque están deliciosos. Recuerda que dependiendo del estilo de cerveza que elijas, podrás jugar con una gran gama de sabores.



Para conocer más recetas como estos Colines de cerveza artesana, no dejes de visitar nuestra sección de Recetas con cerveza.


Fuente: Gastronomía & Cía

Receta | MEJILLONES AL VAPOR de cerveza

Receta | MEJILLONES AL VAPOR de cerveza

¿Qué mejor vapor que el de cerveza para unos buenos mejillones al vapor? He de confesar que la cerveza no solo me gusta bien fresquita. También me encanta cocinar platos deliciosos con ella. Normalmente siempre quedan de lujo, y a mis invitados les encanta que les sorprenda con estas recetas de cocina para hacer con cerveza.

La calidad de la cerveza, y el estilo influirá muchísimo en el resultado de nuestros mejillones al vapor. También te permitirá explorar diferentes variedades del mismo plato.




Receta de Mejillones al vapor de cerveza

Ingredientes

  • 1 kilo de mejillones limpios
  • 3 dientes de ajo
  • 1/2 cebolla morada
  • Pimienta negra recién molida
  • Perejil
  • Aceite de oliva
  • 330 cl. de cerveza 



Preparación

  1. Lo primero, antes de ponernos a cocinar nuestros mejillones al vapor de cerveza, debemos limpiar bien las conchas de los mejillones. Para ello bajo un chorro de agua retiramos las barbas y los restos incrustados en la misma, así como los restos de arena que pudieran tener.
  2. El mejillón tiene que estar vivo. Por eso, hay que revisarlos y retirar aquellos que tengan la concha rota o huelan mal.
  3. Una vez limpios, échalos en una cacerola donde quepan todos holgados.
  4. Pica bien los ajos y la cebolla. Condimenta a tu gusto.
  5. Agrégalo todo a la cacerola, junto con la cerveza que hayas elegido, y lo pones a fuego alto.
  6. Deja cocer 4/5 minutos, hasta que los mejillones está todos abiertos. Aparta la cacerola y déjala tapada. Déjalo reposar unos minutos hasta que se temple. Normalmente, a mayor reposo, mejor resultado.

No sé si queda más rico el mejillón o el caldito resultante de nuestros mejillones al vapor. ¿Tú qué opinas?

Emplatado

Solo falta emplatar la cantidad que precisemos, de mejillones al vapor, junto a un trozo de limón. Yo personalmente les pongo su caldito, pimienta negra y limón, pero eso ya al gusto de cada uno. También prefiero los mejillones de tamaño medio ya que suelen quedar mas sabrosos que los grandes ese pueden comer de un solo bocado.

El caldito restante de la cocción es un excelente concentrado de gran sabor que nos serviría para arroces, pastas, salsas, etc. Sólo recuerda que hay que filtrarlo bien (usar filtro de tela o papel) para retirar los posibles restos de arena y demás que pudiera contener.

 





Ya tenemos nuestra receta de Mejillones al vapor de cerveza. Si quieres hacerte con más recetas cerveceras, sólo tienes que acceder a nuestra sección de Recetas con cerveza.


Fuente: La cocina de José Luis

RECETA | Cómo hacer HELADO DE CERVEZA ARTESANAL

RECETA | Cómo hacer HELADO DE CERVEZA ARTESANAL

¿Qué tal un delicioso helado de cerveza? Tanto si estás sufriendo el calor del verano como si no, estés donde estés, siempre se agradece una rica cerveza fresca. Pero también nos encantan los helados y más si son de cerveza. Pues bien, os proponemos unir postre y cerveza en una receta que os va a encantar.

Elaborar helado de cerveza en casa es una tarea increíblemente fácil. Y no creas que para ello necesitas demasiados ingredientes difíciles de adquirir. Estoy seguro de que tienes en tu cocina todo lo necesario.

Lo ideal es disponer de una máquina para hacer helados. Esta máquina no es más que un recipiente que mezcla la base del helado con unas aspas que giran, al tiempo que se enfría hasta la congelación. Así se consigue que el helado, en este caso helado de cerveza, quede cremoso y no se transforme en un bloque duro de hielo. Si no dispones de esta máquina de helado, o un robot de cocina tipo Thermomix, siempre puedes prepararlo por el método tradicional.



Receta de Helado de Cerveza

Se trata de meter la mezcla en el congelador y sacarla para batirla cada veinte minutos. A esto se le conoce como manteca el helado. No va a quedar igual de cremoso, pero el sabor no variará. Pero la textura que conseguirás será muy sugerente, sobre todo si lo acompañas de una cerveza con bastante graduación alcohólica. Puedes hacer helados y polos de hielo, o helados basados en una textura cremosa, bien mantecados y sin sensación de cristales de hielo.

¿Qué cerveza artesanal podemos usar?

Es muy importante destacar que hay muchos estilos de cerveza que te permitirán explorar muchos matices diferentes. En teoría, como estamos preparando un postre, le irán mejor las cervezas con sabores afrutados o dulzonas. Aunque también le dará un buen punto al paladar la unión de cervezas amargas con el sabor dulce de la miel o la leche condensada.



Ingredientes

  • 500ml de Nata líquida para montar
  • 250g de Leche condensada o miel (depende de tus gustos)
  • 330cl de Cerveza artesanal

 

Pasos para elaborar nuestro helado

  1. Montamos la nata hasta que haga picos.
  2. En otro bol mezclamos bien la leche condensada con la cerveza artesana que hayamos elegido.
  3. Agregamos esta mezcla a la nata montada con movimientos envolventes hasta conseguir una base homogénea.
  4. La tapamos y congelamos durante 6 horas antes de servir nuestro helado de cerveza artesanal.

 

Tipos de heladeras

Para que el helado quede realmente cremoso, es aconsejable usar una heladera. Hay muchos tipos de heladeras domésticas y precios para todos los bolsillos. Si realmente te gusta hacer helado caser, lo más recomendable es que compres una heladera. Las más habituales son:

Heladeras de cubeta de gel, que son muy populares y baratas. Se consiguen helados muy cremosos. Apenas consumen energía, pues suelen tener un motor que no supera los 15W de potencia. Ocupan poco espacio. El problema de este tipo de heladeras es que la cubeta en la que se hace el helado tiene que estar congelada, es decir, que antes de ponernos a hacer helado en ella, debemos guardarla en el congelador durante 24 horas mínimo.

Heladeras con compresor. Tienen un compresor que enfría la cubeta mientras está funcionando. Así que no hay que enfriar ni congelar previamente la cubeta, por lo que se puede hacer un helado detrás de otro. EL problema es que son mucho más caras, más voluminosas y consumen más energía.

Heladeras tradicionales de salmuera. Son una versión modernizada de las heladeras tradicionales en las que las palas se movían dándole a una manivela y la mezcla se enfriaba introduciendo la cubeta en hielo con sal gruesa. Como la refrigeración es con hielo y sal no hay que congelar la cubeta y se puede hacer un helado tras otro siempre y cuando tengamos hielo suficiente. Consumen lo mismo que las de cubeta de gel, es decir muy poco. Estéticamente son muy “vintage”. Así que a pesar de usar el método tradicional, el diseño hay que pagarlo y no son precisamente baratas. Se corre el riesgo de que parte de la salmuera entre en la cubeta y estropee el helado.

Máquinas para hacer helado exprés en casa. Este tipo es la heladera perfecta para los amantes del yogur helado y los helados de McDonald’s. La más famosa es la de la marca Cuisinart. Basta con añadir la mezcla en la máquina y esta se enfriará rápidamente para poder servir un cremosísimo helado o sorbete. Se puede servir directamente en cucuruchos y tienen dispensador de otros ingredientes como grageas de chocolate o similares. Algunos modelos no son muy baratos. Los modelos con compresor consumen más energía.
 




Para conocer más recetas como este helado de cerveza, no dejes de visitar nuestra sección de Recetas con cerveza.


Fuente: CookPad

Receta de ARROZ NEGRO a la cerveza artesana

Receta de ARROZ NEGRO a la cerveza artesana

Como buen amante de la cerveza que soy, los platos que se elaboran con esta bebida son mis favoritos. Tengo especial predilección por este arroz negro a la cerveza. Primero porque es muy fácil de preparar, segundo porque está exquisito y tercero porque es un plato muy original para ocasiones especiales. Además, como siempre en nuestras recetas, nos decantaremos por una buena cerveza artesana.

Debemos tener en cuenta la selección del arroz para realizar nuestra receta de arroz negro a la cerveza. El arroz de grano medio, cuya longitud se sitúa entre los 5 y los 6 mm y se considera el mejor arroz para paella. Igualmente, El arroz vaporizado posee la característica de no pegarse gracias a su tratamiento, por lo que es perfecto para cocinar arroces caldosos.




Por otro lado, también debemos procurar elegir bien qué tipo de cerveza artesanal vamos a usar. Aquí está la clave del plato. Existen multitud de tipos de cerveza en el mercado y debemos prestar atención a cuál elegimos para poder obtener un plato de calidad. Para este caso concreto, al tratarse de un arroz negro, lo más recomendable es que cocines el arroz negro a la cerveza con cerveza negra.

Puede encontrarse de diferentes tipos. Las cervezas tipo Porter tienen sabores más amargos y colores más oscuros producto de su elaboración artesanal y fermentación ‘ale’ y no por menos se han convertido en las más demandadas. Mientras que las de tipo Stout, tienen un sabor más dulce. Entre las diferentes variedades de cerveza negra tipo Stout se encuentran las ‘cream stout’ que se elaboran artesanalmente con maltas tostadas y caramelizadas, y las ‘imperial stout’  que tienen un color oscuro y un aroma muy marcado. Puedes traspasar todas estas características a tus platos, según tus preferencias. Igualmente puedes decantarte por otro tipos de cervezas rubias o pálidas, o de cualquier estilo.



Receta de arroz negro a la cerveza

Ingredientes (para 6 raciones)

  • 1 Pimiento rojo
  • 1 Pimiento amarillo
  • 1 Pimiento verde
  • 1 Cebolla pequeña
  • Al gusto: sal, aceite de oliva y ajos
  • 400 gramos de arroz a tu gusto
  • 200 gramos de gambas pequeñas peladas
  • 200 gramos de almejas
  • 200 gramos de calamares
  • Pimentón rojo molido
  • Perejil
  • Tomate frito
  • Tinta de calamar
  • Hebras de azafran
  • Cilantro picado
  • 330 ml. de cerveza artesana




Pasos

  1. Lo primero es lavar y cortar las verduras en brunois, que significa cortar las verduras en pequeños dados (de 1 a 2 mm de lado).
  2. Después, añade el aceite en la paellera y saltea las verduras para hacer el sofrito.
  3. Limpia los calamares frescos y cortarlos en daditos.
  4. Cuando el sofrito esté a medio hacerse, añade los trozos de calamar, las gambas peladas y las almejas.
  5. Remuévelo todo bien antes de añadir el tomate frito y mezclar.
  6. Cuando pase un rato y el tomate este caliente, es el momento de añadir la cerveza entera.
  7. Cuando empiece a hervir la cerveza añade el arroz. Mientras se va cociendo, remuévelo de vez en cuando. Cocínalo a fuego moderado durante 10 minutos aproximadamente.
  8. Por otro lado, en un poco de agua caliente añade la tinta de calamar.
  9. Una vez disuelta, la agregas para cocerla junto al arroz.
  10. Previamente habrás tenido que calentar un litro y medio de agua. Cuando el arroz se beba la cerveza añade el agua caliente poco a poco y remuéve. También tendrás que rectificar de sal poco a poco.
  11. Justo antes de verter la última parte de agua a la paella, añade todas las especias: pimentón rojo molido, las hebras de azafrán, el cilandro y el perejil. Remuévelo bien para que se mezcle todo.

 

Consejo: Para que el arroz quede más suelto y sabroso, una vez cocinado es recomendable taparlo con un paño limpio y seco durante 3-4 minutos.

Y, finalmente, sirve el arroz negro a la cerveza artesana acompañado con ali-oli. Decora con una hojita de perejil y si lo deseas, y con un limón.


Para conocer más recetas como este arroz negro a la cerveza artesana, no dejes de visitar nuestra sección de Recetas con cerveza.

Receta de MERMELADA DE CERVEZA

Receta de MERMELADA DE CERVEZA

Hoy, traemos una receta para los cerveceros más cocinitas, una receta de Mermelada de cerveza. Y es que no podemos negarlo, nos encanta la cerveza y lanzarnos a experimentar con todo lo que podemos. Y así, a veces, nos encontramos con grandes descubrimientos como éste que os traemos a continuación. La mermelada de cerveza, un bocado exquisito, muy sencillo de preparar y que luego podrás disfrutar durante todo el año.




 

Normalmente, para elaborar este tipo de mermelada de cerveza, hay quienes emplean espesantes químicos y otros productos, como el agar-agar o la gelatina. Pero nosotros vamos a prescindir de ellos. Utilizaremos manzana para conseguir la pectina, necesaria para conseguir la textura final de la mermelada. Además, la pectina se usa para evitar tener que usar grandes cantidades de azúcar. Puedes comprarla en farmacias pero ¡también la podemos hacer en casa!

La pectina es una fibra natural presente en las plantas. Se concentra en las pieles de algunas frutas cómo los cítricos o la manzana. Esta sustancia se utiliza cómo gelificante en la cocina. En nuestro caso la vamos a obtener de la manzana para elaborar nuestra mermelada de cerveza. Ni que decir tiene, que esta pectina casera es mucho más sana, natural y económica que la industrial (que se vende en polvo). Y, por supuesto, su utilización es más aconsejable que añadir grandes cantidades de azúcar a nuestras mermeladas.



En cuanto a la cerveza, según la elección del tipo y/o variedad va a influir, lógicamente, en su color y en su sabor. Así que la mejor recomendación que te puedo hacer es que decidas bien cuál es tu estilo favorito. Pero, en teoría, puedes usar cualquier cerveza para esta mermelada. Y si es una cerveza artesana, mejor que mejor.

Tardarás aproximadamente 25 minutos en la preparación previa de la base de cerveza, 24 horas de reposo y después otros 25 minutos para finalizar la mermelada de cerveza. Recuerda también que es importante disponer de botes de cristal de cierre hermético para conservarla.



Receta de Mermelada de cerveza

Ingredientes 

  • 800 gramos de manzana
  • Medio litro de agua
  • 1 tercio de cerveza artesana
  • Medio kilo de azúcar
  • Zumo de 2 limones
  • Piel de una naranja
  • 1 cuchara de café de anís
  • 5 gotas de esencia de vainilla




Preparación

Base de cerveza

  1. En un cazo grande echamos la cerveza, el azúcar, el zumo de 2 limones, la piel de naranja (sin parte blanca), el anís y la esencia de vainilla.
  2. Mezclamos bien, llevamos a ebullición y luego cocinamos a fuego medio-bajo durante 20 minutos. La mezcla se irá espesando poco a poco.
  3. La retiramos del fuego, y esperamos a que esté a temperatura ambiente antes de dejarla macerar en el frigorífico durante 24h, tapada con film transparente.
  4. Al día siguiente, ya podemos preparar la mermelada de cerveza. Dejamos que la base vaya cogiendo temperatura, sacándolo un rato antes del frigorífico.
  5. Retiramos la piel de naranja, que ya ha aportado su sabor al jarabe de cerveza.
  6. Pelamos las manzanas, les retiramos el corazón y las cortamos en dados pequeños.
  7. En una cazuela echamos la manzana con agua, y cocinamos a fuego medio durante 20 minutos. La fruta se irá deshaciendo y el agua se evaporará poco a poco.
  8. Retiramos del fuego y trituramos con la batidora, hasta obtener una pulpa homogénea.
  9. A esta pulpa de manzana le añadimos el líquido de cerveza.
  10. Lo mezclamos ligeramente y lo ponemos a calentar. Poco a poco se irá deshaciendo la pulpa e integrándose con el líquido.
  11. Cocinamos a fuego medio-bajo durante 20-25 minutos, hasta que tenga la textura que más nos guste, más o menos espesa.
  12. Pero ten en cuenta que cuando enfríe se espesará y cogerá cuerpo, adquiriendo la textura de mermelada que acostumbramos a consumir.
  13. Una vez tengas la mermelada a tu gusto, retírala del fuego y llena los botes. Deben de estar esterilizados. También es importante que las tapas cierren correctamente.




 

Conservación

Para una buena conservación, de nuestra mermelada de cerveza, para un máximo recomendado de 6 meses, hay que rellenar los botes en caliente, taparlos y darles la vuelta. De esta manera se hará el vacío en su interior.

La segunda opción, para conservar la mermelada de cerveza durante 1 año en perfecto estado, es cerrar los botes y ponerlos al Baño María durante 20-25 min. El agua tiene que superar en 3-4 centímetros la altura de los botes. Pasado el tiempo, dejadlos enfriar dentro del agua.

Una vez envasada, hay que guardar la mermelada de cerveza en un lugar fresco y seco. Protegida del calor y de la luz directa. Una vez abierto el bote, hay que conservarlo dentro de la nevera.

 


Para conocer más recetas como esta mermelada de cerveza, no dejes de visitar nuestra sección de Recetas con cerveza.