BudBAR: Budweiser y Marca te ayudan a encontrar bares donde ver el fútbol

BudBAR: Budweiser y Marca te ayudan a encontrar bares donde ver el fútbol

BudBAR es la mayor plataforma de búsqueda de bares en España donde poder ver el partido de fútbol

Los hosteleros pueden registrarse en BudBAR para formar parte de esta comunidad

 

 

¿Qué es BudBAR?

BudBAR es una colaboración entre Budweiser y Marca donde los usuarios pueden localizar los bares más cercanos donde poder ver el fútbol. Además, los lectores podrán disfrutar de promociones exclusivas de Budweiser, entre otros beneficios y sorpresas.

Por otro lado, los hosteleros pueden registrarse en BudBAR para formar parte de esta comunidad, pudiendo ser elegidos por los usuarios para disfrutar del partido.

Es una realidad latente, la necesidad de encontrar de forma rápida y sencilla los bares que emiten fútbol. La demanda crece imparablemente para los millones de seguidores del fútbol en España. Por eso, de la unión de dos titanes, Budweiser, empresa líder de cervezas en todo el mundo, y Marca, el diario deportivo más leído de España, nace BudBAR.

 

La nueva sección de Marca para encontrar bares donde emiten partidos de fútbol

BudBAR es la mayor plataforma de búsqueda de bares en España donde poder ver el partido de fútbol que desee el usuario. Esta innovadora plataforma, que se puede encontrar ya en la web y la aplicación móvil de Marca, llega como un facilitador para los amantes del fútbol. Una herramienta clave para aquellos que no saben dónde ver su partido favorito, ya que ahora podrán con una simple búsqueda de móvil, encontrar fácilmente su bar más cercano y gozar de un buen ambiente futbolero. Además, los usuarios de BudBAR podrán disfrutar de promociones y ofertas únicas de cervezas Budweiser.

Tanto usuarios como hosteleros podrán hacer uso de BudBAR de forma abierta y gratuita. Esto supone también un valor añadido incomparable para el sector de la hostelería y sus miles de establecimientos, puesto que su negocio estará promocionado en el diario deportivo más popular de España.

 

Las BUDWEISER repartidas con drones en su campaña del Mundial de Rusia – Loopulo

 

Inscripción para hosteleros

Para inscribir su local, los hosteleros pueden contactar con Budweiser España que les guiará en la gestión, a través del formulario de contacto habilitado para ello en la web de Budweiser o enviando un email a info@budweiser.es.

La estrategia de Budweiser comienza en 2018, con el patrocinio de la Copa Mundial de la FIFA™. De esta forma y siguiendo el posicionamiento global de la marca dentro del territorio del fútbol, Budweiser da un paso más para acercar este deporte a sus consumidores españoles.

Según afirma el Director General de Budweiser en España, Alexandre Pouille:

“Esto es solo el comienzo de todos los planes que tenemos preparados con esta gran marca entorno a un gran deporte como es el fútbol”.

Budweiser, una empresa de AB InBev

Budweiser pertenece a la multinacional AB InBev, el mayor grupo cervecero del mundo, siendo además la quinta empresa a nivel mundial más grande con respecto a compañías de producto de gran consumo. La cervecera estadounidense nació en 1873 y a día de hoy, Budweiser está presente en 85 países. El portfolio de AB InBev incluye más de 500 marcas propias en todo el planeta. En España, el grupo cervecero tiene marcas premium como Budweiser, Corona y Stella Artois, además de otras cervezas líderes en sus mercados como Becks, Leffe o Franziskaner.

En 2017, AB InBev recuperó la producción y gestión comercial de Budweiser en España como parte de una estrategia de foco y desarrollo comercial de esta marca en el país.

¿Los Millennials mataron al Rey de las Cervezas?

¿Los Millennials mataron al Rey de las Cervezas?

Los datos del mercado de cerveza y los informes de 2017 ofrecen una serie de conclusiones muy interesantes sobre el estado de la industria cervecera, que mucho tienen que ver con los millennials.

 

Los millennials y la caída del reinado de Budweiser

Una conclusión que llama mucha atención esta semana es la de que Budweiser, por primera vez, se ha descolgado de las tres cervezas más vendidas de Estado Unidos. Budweiser ahora se ubica en cuarta posición, precedido por Bud Light como la más vendida, Coors Light que se apropia de la plata y Miller Lite con bronce en el tercer puesto.

Con estos datos en la mano, la pregunta salta irremediablemente: ¿por qué ha sido destronado el rey de las cervezas? Desde la década de 1970 hasta 2001, Bud ocupó el primer puesto. Luego fue número 2, cediendo el trono a su propio príncipe, Bud Light. En 2011, cayó al número 3. Pero ahora, va ya por el cuarto puesto… y ni siquiera hay una medalla para eso.

 

Los millennials mataron al rey de las cervezas – Loopulo

 

¿Se acabó la era Bud?

Algunos culpan a los millennials, diciendo que este grupo de edad simplemente no está interesado en Bud classic. Otros culpan al vino y al auge de las bebidas espirituosas, que últimamente están ganando mucho impulso. Otros señalan la falta de relevancia de Budweiser en un mercado de cerveza polarizado por lager light y cerveza artesanal. Cualquiera que sea el caso, nos aventuramos a suponer que Bud seguirá cayendo, siendo la cabeza visible de una tendencia mundial.

Las ventas de cerveza en Alemania cerró 2017 como el peor año de su historia, mientras que obtuvo record de fábricas en el mismo periodo. Los malos resultados registrados se debieron tanto a la reducción de la facturación en el mercado doméstico como a la caída de ventas en el extranjero.

En Alemania existen 1.388 cervecerías actualmente, 107 más que hace diez años, y hay más de 5.500 marcas de cerveza en el mercado, de acuerdo con datos de la Federación Alemana de Cerveceros (DBB).

 

¿Los cierres de cerveceras artesanas se están convirtiendo en la norma?

La cerveza artesanal puede haber ganado puntos porcentuales en lo que respecta a las ventas y al volumen el año pasado, pero los segmentos de la industria continúan sufriendo a medida que la cerveza local pequeña se extiende como la pólvora. No obstante, las malas noticias surgen en ambas direcciones.

Pabst Brewing Company despidió a alrededor del 18% de su plantilla. Green Flash eliminó alrededor del 15% de sus trabajadores, retirándose a la vez de 32 estados. Mendocino Brewing Co. de California y Olde Saratoga Brewing Co. de Nueva York cerraron. Chelsea Brewing Co. cerró su ubicación en el Bronx después de una historia de décadas en Nueva York. Incluso Boston Beer, la cervecera artesanal más vendida del país tuvo muy malos resultados en sus ventas de 2017.

Aunque esto es algo alarmante, en realidad no es nada nuevo. Si sigues la industria de la cerveza, o participas en ella como bebedor de cerveza, sabes que los fabricantes locales pequeños están de moda. El nuevo objetivo para los cerveceros no es aumentar la producción y expandir la distribución hasta que sus cervezas estén recolectando polvo en los estantes en todos los hipermercados. El enfoque se ha desplazado a servir a sus comunidades locales, lo que coloca a los cerveceros artesanales más grandes de la primera ola en una posición precaria. Paradójicamente, continúan creciendo a la vez que pierden relevancia en una industria en auge con una gran competencia y minúsculos períodos de atención del consumidor.

¿Está estallando la burbuja? Para algunas cervecerías, está llegando ese punto de tensión. Sin embargo, el arte de la espuma todavía tendrá mucha espuma.

 

Los millennials mataron al rey de las cervezas – Loopulo

 

A pesar de los millennials, se está haciendo la mejor cerveza de la historia

“La cerveza es una de las historias inequívocamente felices en la economía de EE. UU.” Así lo afirmó David Thompson, quien señaló los muchos aspectos positivos de la economía actual de la cerveza artesanal en los Estados Unidos.

La cerveza artesanal se enfrenta a mil desafíos, sí, pero en general, como dice su titular de forma optimista:

“La cerveza artesanal es la historia económica más extraña y más feliz de Estados Unidos”.

He aquí el porqué: frente al duopolio de la cerveza que es Anheuser-Busch y MillerCoors, las cervecerías pequeñas e independientes están floreciendo. Él señala que entre 2008 y 2016, el número de fábricas de cerveza se ha multiplicado por seis, y su fuerza de trabajo ha crecido un 120%.

Entre 2007 y 2016, los envíos de los grandes como Anheuser-Busch, MillerCoors, Heineken, Pabst y Diageo, que posee Guinness, cayeron un 14%.

Actualmente estamos pagando más por la cerveza, pero bebiendo menos. Los precios promedio de la cerveza han crecido casi un 50%, según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU. Menos cerveza, mejor calidad. Una cerveza artesana se realiza en pequeñas tiradas, normalmente de entre 500 a 1.000 litros. Suelen estar muy mimadas y trabajadas de manera más creativa, con productos de elevada calidad.

 

Un sector en auge

En España, el 98% del consumo de toda la cerveza es Lager industrial y pertenece a las seis marcas que existen en el país. Las otras 700 marcas españolas ofrecen el resto de estilos que podemos encontrar. Por este motivo, el sector reclama una regulación concreta de la cerveza artesanal al tener características muy distintas respecto a las marcas industriales, algo que ya se ha conseguido gracias al nuevo Real Decreto.

El boom a nivel mundial empezó hace ya varios años, en Inglaterra existen más de 3.000 marcas artesanas y en Estados Unidos representa el 10% del consumo total. El negocio de la cerveza artesana en España, en el que participan actualmente 511 empresas, facturó 47 millones de euros en 2017. El auge viene desde la crisis en 2008, que fue un detonante como salida de autoempleo y emprendimiento. Desde entonces se han creado cerca de 40 microcervecerías anualmente. Aunque parece que se ha registrado cierto estancamiento a nivel nacional.

 

Los millennials mataron al rey de las cervezas – Loopulo

 

El futuro es de los millennials

En resumidas cuentas, los tiempos están cambiando, a los millennials ya no les interesa lo tradicional. Quieren bebidas más ligeras, cervezas lights, cervezas artesanas, y no cualquier craft, quieren cervezas locales, de baja producción, cervezas con purpurina… Se buscan nuevos estilos de cervezas y es que, aunque no sean realmente nuevos, hasta ahora no conocíamos más que las cervezas lager industriales. Los millennials quieren algo nuevo y todo apunta a que las cervezas con cannabis, tipo Two Roots, van a estar entre sus prioridades.


Fuente: Vinepair

La cerveza en República Checa: más que una afición, un modo de vida

La cerveza en República Checa: más que una afición, un modo de vida

La cerveza es la bebida por excelencia de los checos, que presumen de elaborar la mejor del mundo y tienen la mayor marca de consumo del planeta

 

Cuando hablamos de países cerveceros es usual que el primero que nos venga a la cabeza sea Alemania. Sin embargo, son sus vecinos de República Checa los que más cerveza consumen de todo el mundo.

Los checos beben entre 150 y 160 litros de cerveza al año, es decir, alrededor de medio litro al día. Los 365 días del año. Una media que se realiza incluyendo a toda la población. De cualquier edad.

 

La cerveza en República Checa, un modo de vida – Loopulo

 

Historia de la cerveza checa

Aunque su antigüedad es mucho mayor, la relación de absoluto amor del país con la cerveza se remonta a la Edad Media, cuando se popularizó la idea de que esta bebida lupulada tenía un poder curativo y quien la tomaba no enfermaba. Si bien no se debía a ningún tipo de magia, lo cierto es que en una época en la que el agua era mayoritariamente insalubre y portaba muchas bacterias, las bebidas fermentadas resultaban ciertamente mucho más sanas para los ciudadanos. Esto la llevó a convertirse en la bebida básica, que se empleaba para cocinar y la tomaba toda la familia, desde los niños a los ancianos.

Por la importancia que tuvo en aquel tiempo, y por el protagonismo que mantiene actualmente en el día a día de los hogares checos, la cerveza es conocida popularmente en el país como “pan líquido”.

Respecto a la calidad, las cervezas checas tienen un sabor único e inconfundible, y destacan por su color dorado, cuerpo suave y su gusto ligeramente amargo.

 

La primera escuela de cerveceros

Según los expertos, la clave de la excelencia de esta birra es su larga tradición elaboradora, que les ha permitido pulir la técnica hasta la práctica perfección. No en vano, la primera escuela de cerveceros en el mundo surgió en Bohemia a finales del siglo XVIII. Asimismo, desde 1816 se imparten en el país cursos superiores especializados de cocción de cerveza, y desde 1868 existen escuelas medias profesionales que forman especialistas para las cervecerías checas.

Además, no se trata de un orgullo nacional injustificado, la cerveza checa está protegida por la marca de denominación geográfica de la Unión Europea.

Por todo ello no es de extrañar que, para defender su título de los mejores cerveceros del mundo, los checos cuenten esta divertida anécdota:

«Llegan a un bar los representantes de Guinness, Anheuser-Busch y Pilsner Urquell. El representante de la marca Guinness pide al camarero Guinness porque se produce de ingredientes cuidadosamente seleccionados. El representante de Anheuser-Busch encarga la cerveza Bud porque se produce según la única receta correcta. El representante de la marca checa Pilsner Urquell pide Coca-Cola. Al ver que sus colegas le miran extrañados, explica: si ustedes no toman cerveza, pues yo tampoco.»

 

Cervezas con nombre propio

Por todo el país podemos encontrar centenares de marcas regionales elaboradas tanto en grandes como en pequeñas cerveceras. Se estima que en la actualidad existen en República Checa más de 250 marcas comerciales, y más 1000 micro cervecerías.

Aunque prácticamente en cada ciudad es posible encontrar diferentes fábricas y firmas, lo cierto es que la ciudad de Pilsen es un nombre propio en el universo cervecero del país y de todo el mundo. En ella se fabrica una de las cervezas nacionales por excelencia, la Pilsner Urquell (Plzeňský Prazdroj), cuya relevancia es tal que dio el nombre al tipo de cerveza pilsener, hoy difundido por todo el planeta.

Se trata de una cerveza clara, ligera, suave, refrescante, de baja fermentación y a la que no infiltran CO2. Esto, unido a su baja graduación alcohólica, de solo 4,4%, la convierten en la opción ideal para disfrutar de la birra sin excesos de ningún tipo.

 

La cerveza en República Checa, un modo de vida – Loopulo

Budweiser Budvar, la Budweiser original

Otra marca de referencia en el país checo es sin duda Budweiser Budvar. Esta cerveza de color amarillo dorado, con fuerte sabor a malta y amargor entre débil y medio es “la Budweiser original“. Según la firma, ya se consumía en el siglo XVI en la corte del Fernando I de Habsburgo, rey de Bohemia y de Hungría y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. De ahí viene su lema beer of kings,  es decir, cerveza de reyes.

El litigio de esta cerveza con su ‘tocaya’ americana se remonta a 1880 y, aunque está probada su originalidad, el error de los checos fue no registrar su marca, algo que sí hizo Adolphus Busch. Sin embargo, a lo largo de estos años la justicia no ha dado la razón en exclusiva a ninguna de las partes.

 

La cerveza en República Checa, un modo de vida – Loopulo

Budweiser y Czechvar

De este modo, hoy en día en algunos países de Europa como Reino Unido, Grecia, Portugal o Suecia, la empresa checa tiene el derecho a usar la marca ‘Budweiser’ mientras que la multinacional americana AB InBev tiene que comercializar su cerveza como ‘Bud’.

Sin embargo, en España, Estados Unidos o Canadá, la americana AB InBev tiene derecho a comercializar su bebida bajo la marca Budweiser, mientras que la checa lo hace como Czechvar.

«La vida es amarga, gracias a Dios»

Otras cervezas checas

Otras cervezas checas muy conocidas son Staropramen, Starobrno; Krušovice; y Radegast, también rubia, pero de sabor más fuerte, intenso y amargo. Esta última característica es la que define a esta cerveza, que debe su nombre al dios eslavo Radegast y cuyo eslogan es «La vida es amarga, gracias a Dios». Así sea.

Los caballos Clydesdale, un emblema de Budweiser

Los caballos Clydesdale, un emblema de Budweiser

En el ámbito de la publicidad y el marketing existen diferentes nomenclaturas que afectan a la identidad de las empresas. Básicamente, y aunque tampoco se suele ser demasiado radical con estos conceptos, un logo es una palabra, un símbolo es una imagen, y una marca de combinación es la mezcla de los dos. En el caso de la cerveza Budweiser ese símbolo es, sin duda, los caballos Clydesdale.

 

Clydesdale, la raza de caballos que construyó un país

Esta raza de caballos de tiro toma su nombre del valle de Clyde, en Escocia, donde nació tras cruces entre sementales flamencos, yeguas locales y aportes de caballos Shire. Inicialmente los ejemplares de esta raza eran de un tamaño más pequeño que los actuales, considerados de los más grandes del mundo. Fue a lo largo del siglo XIX cuando la raza Clydesdale se fue forjando hasta llegar a ser como se conoce en la actualidad. Gracias a su fuerza y su benévolo carácter, estos caballos recorrieron el mundo, viajando hasta Australia, donde se les considera “la raza que construyó el país”.

Al ser reemplazados por máquinas progresivamente, hasta la década de los 70 el número de ejemplares disminuyó considerablemente, declarándose incluso en peligro de extinción.

En la década de 1990, la popularidad y los números de la raza comenzaron a aumentar.

 

Los caballos Clydesdale, un emblema de Budweiser – Loopulo

Foto de Prayitno (Flickr)

 

La relación de los Clydesdale y Budweiser

La cerveza Budweiser ha estado ligada desde sus orígenes a las tradiciones estadounidenses, logrando incluir y reinventar nuevos conceptos a través de los años.

Su historia se remonta a mediados del siglo XIX, cuando Eberhard Anheuser, un inmigrante alemán afincado en Missouri, adquirió la cervecería Bavarian. Pese a no tener experiencia, logró expandir el negocio y compró otra fábrica de cerveza, rebautizando su empresa como E. Anheuser & Co. La compañía se asentó con la incorporación de Adolphus Busch, que adquirió la mitad de las acciones de la nueva Anheuser-Busch.

Debido a que ya existían otras cervezas locales, los empresarios decidieron desarrollar una ’rubia’ fácil de beber y exportable a cualquier lugar. De este modo, en 1876 y en colaboración con Carl Conrad, crearon una cerveza al estilo estadounidense a la que nombraron “Budweiser”, que era el sobrenombre que se le daba a los inmigrantes alemanes.

Progresivamente, Budweiser se expandió a lo largo del país y, en buena medida gracias a su inteligente uso de las campañas publicitarias, se convirtió en la preferida del público.

Tras los duros años de ‘La Ley Seca’, la empresa volvió a producir con normalidad y puso todo su empeño en recuperar el mercado.

 

El símbolo de todo un país

Fue así como ideó una campaña publicitaria en la que entregaba cerveza a los políticos que habían trabajado para levantar la prohibición en un carro tirado por seis enormes caballos escoceses, los Clydesdale.

Más que un simple elemento anecdótico, los caballos tuvieron una gran acogida por parte del público, convirtiéndose en un símbolo del espíritu y la grandeza industrial de Estados Unidos.

De este modo, los corceles pasaron a ser un ícono de Budweiser, y fueron incluidos en eventos deportivos y fechas destacadas. No en vano, los Clydesdale han sido durante años los protagonistas indiscutibles de la publicidad que esta marca de cerveza emite anualmente durante la celebración de la SuperBowl, un evento donde Budweiser es uno de los anunciantes por excelencia.

La popularidad de los caballos Clydesdale es tal que incluso cuentan con su propia mascota, un dálmata que los sigue acompañando en las exhibiciones de enganches que organiza periódicamente la empresa. Aquí puedes consultar las fechas y localizaciones de los eventos.

 

 

Protagonistas de las campañas publicitarias

A pesar de su origen inmigrante (o precisamente por ello), la cerveza Budweiser se ha erigido durante muchos años como símbolo del espíritu americano.

Es por ello que sus campañas de publicidad, especialmente ideadas para eventos señalados como la citada SuperBowl, buscan generar ese sentimiento patriótico característico.

En la última década la agencia Anomaly ha recuperado a los Clydesdale para Budweiser en spots tan significativos como Brotherhood (2013). En él se muestra cómo un Clydesdale regresa con su dueño luego de varios años. O Puppy Love (2014), en el que un pequeño perro se incorpora a los Clydesdale, y que incluso tuvo una segunda parte en 2015.

En 2017 la marca apostó por Born the Hard Way, un anuncio sobre la migración que recrea parte de la historia de Busch, y en el que, por supuesto, no faltan los Clydesdale.

 

8 aspectos de la lata de BUDWEISER que no conocías

8 aspectos de la lata de BUDWEISER que no conocías

Budweiser es conocida mundialmente como la cerveza norteamericana por excelencia. La cervecera fue creada en 1876 por la empresa Anheuser-Busch en Saint-Louis. Desde entonces, su lata y etiquetado apenas han sufrido los cambios mínimos. Y es que el diseño de su lata de cerveza es de lo más icónica.

 

8 aspectos de la lata de BUDWEISER que no conocías – Loopulo

La icónica lata de Budweiser

Pues bien, vamos a analizar los elementos del diseño de su lata y las motivaciones que hubo detrás sus modificaciones. Desglosemos por puntos estos aspectos de diseño con los que nos deleita esta icónica lata.

 

1. Traducción del texto superior:

“Esta es la famosa cerveza Budweiser. No conocemos ninguna marca producida por ninguna otra cervecera que cueste tanto elaborar y envejecer”. “Nuestro exclusivo Beechwood Aging produce un sabor, una suavidad y facilidad para beber que no encontrarás en ninguna otra cerveza a cualquier precio”.

 

2. El logotipo de Anheuser-Busch

El logotipo de Anheuser-Busch que aparece en la lata de Budweiser está rodeado por aquello que simboliza más que nada a la cerveza, el trigo y la cebada.

 

3. Budweiser

Quiere decir algo así como Pilsner, que significa “de la ciudad Pilsen”. Así que Budweiser significa “de la ciudad Budweis”. Budweis está ubicada al sur de Pilsen y sus cervezas probablemente inspiraron a Adolphus Busch.

En la mayoría de los mercados europeos, se llama simplemente Bud para evitar confusiones y problemas legales. En este sentido, el nombre Budweiser alude a tres marcas de cerveza: Budweiser Budvár y 1795 Budweiser Pivovár producidas en la República Checa, y American Bud, en los Estados Unidos. No en vano, el conflicto mercantil más antiguo aún por resolver a día de hoy, es el que enfrenta a las marcas Budweiser Budvár y American Bud, cuyos primeros litigios judiciales datan de 1880. Hoy día el número de pleitos entre ambas empresas se estima en 40, pese a que en 1939, con arreglo a un convenio entre ambas mercantiles, se reserva el nombre «Budweiser» a la marca checa en Europa, y a la marca estadounidense en el resto del mundo.

Un acuerdo firmado el 8 de enero de 2007 entre Anheuser-Busch y Czech brewer Budějovicky Budvár (BBNP) marca un hito en el litigio de marcas. En virtud de dicho acuerdo Anheuser-Busch pasa a convertirse en el importador americano de la cerveza Czechvár Premium (nombre de la Budweiser Budvár en los Estados Unidos) e incorpora la marca a sus productos, con vistas a hacerse con un puesto de privilegio en el segmento de las cervezas de importación en los Estados Unidos.

 

4. “Brewed by our original…”:

Hasta 1908, esta parte estaba escrita principalmente en alemán. Finalmente, la empresa se dio cuenta de que la mayoría de sus consumidores no podían leer el idioma, por lo que lo cambiaron al inglés.

 

5. Águilas 

Junto con los colores rojo, blanco y azul, las águilas doradas emiten una sensación de patriotismo estadounidense. El águila de la derecha solía ser el modelo del famoso águila bicéfala alemana, pero se cambió después de la Primera Guerra Mundial.

 

6. Genuine

Aunque actualmente en la lata sólo se lee la palabra Genuine, la lata original ahora las latas simplemente leen “Genuino”, pero en realidad esto se acorta de las etiquetas originales que dicen: “genuino, como decretaron los tribunales”.

 

7. King of Beers

Desde el siglo XVI, la cerveza de Budweis se conoce como La cerveza de los reyes porque se elaboró en la cervecería imperial del Sacro Imperio Romano. Adolphus Busch se divirtió mucho con esto y etiquetó a Budweiser como El rey de las cervezas.

 

8. La lata

Budweiser comenzó a envasarse en lata en 1936. Antes de esto, sus cervezas sólo estaban disponibles en barriles, botellas de 12oz (las equivalentes a 33cl) y botellas de cuarto de galón (lo que viene a ser un litro). Una de las razones para la creación de la lata fue estimular el interés tras la Ley Seca. El modelo más reciente de la lata presenta una apariencia moderna que trata de darle un toque más fresco a la imagen de la marca y revertir las ventas a la baja. Esta nueva lata, en realidad, sólo contiene 11,3oz de cerveza.


Fuente: Cool Material