Ignacio Schwalb: «Gracias a la compra de AB InBev hemos dado un paso como empresa chiquita preparada para ser muy grande»

por | Cervezas artesanas, Entrevistas, Perú

La historia de Cervecería Barbarian, una de las primeras artesanas de Perú, surge casi por casualidad de la mano de tres amigos que, por afición y curiosidad, comenzaron a adentrarse en el mundo de los homebrewers. Entonces corría el año 2009 y el concepto ‘artesano’ era poco menos que un palabro en el país. No obstante, el hobby fue convirtiéndose poco a poco en algo más, hasta llegar a convertirse en «fanáticos» ávidos de ampliar sus conocimientos y mejorar su técnica.

 

Fundadores de Cervecería Barbarian | Loopulo

 

Esto los llevó, en solo tres años, a subir un escalón y comenzar la venta. El pistoletazo de salida fue el 19 de noviembre de 2011, con medios bastante básicos y un solo cliente, una cervecería local que se animó a comercializar la Red Ale de Barbarian -junto a una English Porter, las dos variedades que tenían hasta el momento- en uno de sus grifos.

El resto es una historia de esfuerzo, constancia y superación en la que fueron poco a poco apostando más por una iniciativa que ya es historia en su país. Por el camino uno de los fundadores abandonó el barco, y los demás dieron un paso más convirtiendo este proyecto de aficionados en un trabajo a ‘jornada completa’.

Nuevas instalaciones y equipos les permitieron ampliar la producción, multiplicar la cartera de clientes -en la que se incluyen ellos mismos a través de su cadena de bares propios ‘Casas Barbarian’- e incluso estar presente en restaurantes ‘top’ como los del chef peruano Gastón Acurio, una referencia gastronómica dentro y fuera de sus fronteras.

El pasado año la compañía peruana fue comprada por la multinacional AB InBev (Anheuser-Busch InBev), una decisión con luces y sombras que han asumido y de la que, aseguran, han salido reforzados.

 

Entrevista a Ignacio Schwalb, fundador de Cervecería Barbarian

 

Cervecería Barbarian | Loopulo

 

¿Qué ha supuesto para vosotros la compra de AB InBev?

Ignacio Schwalb: Bueno, fue una decisión complicada que ha resultado muy polémica aquí en Perú. Pero con nuestro nivel de inversión era imposible para nosotros seguir creciendo. Desde que arrancamos crecíamos a triple dígito todos los años, pero era insostenible seguir invirtiendo a ese ritmo. Ni siquiera habíamos repagado nuestras inversiones y teníamos que meter más plata. De este modo, todo lo que recibíamos se volvía a volcar, limitando mucho el crecimiento de la marca.

A esto se suma que la logística se hizo muy complicada, ya que teníamos 800 puntos de venta a nivel nacional y dos camiones para repartir todo. Una planta que ya requería equipos más especializados y cambiar líneas de refrigerante, vapor… de manera que no solo era crecer, sino mantener lo que teníamos.

Nosotros no buscamos esa venta, nos tocaron a la puerta. Y ciertamente al inicio no estábamos interesados, pero nos dimos cuenta que era una de las mejores decisiones que podíamos tomar.

 

¿Cómo ha sido el acuerdo con la empresa?

Ignacio Schwalb: Llegamos al acuerdo de que nosotros nos quedamos con todos los locales comerciales, los actuales y los que se abran en el futuro, y seguimos manteniendo prácticamente las mismas funciones dentro de la cervecería. Obviamente con más gente y más soporte. Ha sido una decisión correcta porque nos va a permitir llegar cada vez a más gente, más peruanos, a un costo más introductorio tal vez. Esta es una de las cosas más difíciles que tiene la cerveza artesanal acá, ya que está 2.5 o 3 equis más cara que una cerveza común, y no debería.

 

 

Más allá de lo que pueda opinar el sector, ¿cómo han recibido los consumidores esta decisión?

Ignacio Schwalb: Nosotros siempre hemos sido súper transparentes y no hemos querido esconder nada. Y con la venta teníamos el dilema de cómo comunicarlo. Al final hicimos un vídeo donde contamos todo lo que estábamos haciendo y por qué, y lo soltamos así de frente. Hubo mucho ruido, pero al final yo creo que nada de los que hagas puede gustarle a todo el mundo. Finalmente el balance que sacamos ha sido muy positivo. La gente está feliz por nosotros y hemos podido entrar en más sitios, porque tenemos la misma red de distribución que Backus, que es la cerveza principal de AB InBev aquí en Perú.

 

¿Y cómo ha cambiado la producción?

Ignacio Schwalb: Pues ha sido un cambio radical. Hemos renovado toda la planta. Incluido más fermentadores, cambiado la embotelladora e incorporado una enlatadora. Hemos puesto un filtro centrífugo increíble alemán que poco más y salen luces… es otra cosa, algo que para nosotros era imposible hacer.

Además, hemos contratado especialistas en seguridad para la planta, que es súper importante, y una persona encargada de medioambiente. Estos son cosas que, normalmente, no puedes atender como cervecero artesanal porque no aporta a la producción. Y al final tratas de ser tú el encargado de todo, pero no es lo mismo. Hemos dado un paso como empresa chiquita preparada para ser muy grande.

 

Fábrica Cervecería Barbarian | Loopulo

 

¿Cómo os ha pillado la pandemia?

Ignacio Schwalb: Pues ha sido complicado, porque estábamos con muchos contratistas metidos en la planta trabajando full y acá en Perú fue muy fuerte la cerrada. Se paró todo. No podía haber nadie en la calle, había militares… y todo se demoró como tres meses.

Además, teníamos muy poca cerveza en ese momento, y muchos litros se echaron a perder. Hemos sufrido mucho con el stock y hasta ahora no hemos podido recuperar el negativo, que ha sido un limitante a la hora de poder vender más. Pero poco a poco vamos volviendo a coger el ritmo.

 

¿Esta nueva composición de la empresa ha afectado a las recetas de las cervezas?

Ignacio Schwalb: En realidad no. Nosotros siempre le hemos hecho pequeños cambios a la cerveza todo el tiempo, que es muy habitual entre los cerveceros. Además, como hay equipos nuevos hay que ajustar algunas cosas. Pero básicamente las recetas son las mismas.

Las variaciones que hemos hecho y vamos a hacer se deben a la legislación, realmente. En Perú hasta hace poco había un tema de impuestos muy altos para las cervezas. Como no se conocían las artesanales las habían segmentado por volumen de alcohol. Entonces todas las bebidas con menos de 6 grados pagaban unos impuestos súper altos, por lo que salía más a cuenta introducirse en el rango de 6 a 20 grados. Entonces todos los cerveceros artesanales hacíamos cervezas de más de 6 grados, para pagar menos impuestos. Esto ha cambiado hace poco, coincidiendo con la compra, y ya no tenemos esa limitación del alcohol. Por eso ahora estamos ajustando nuestras recetas, bajando el volumen según el estilo, porque, por ejemplo, no tenía sentido tener una Session IPA de más de 6 grados. Todos estos cambios los estamos haciendo nosotros, evidentemente con todas las aprobaciones y tal. Pero siempre buscando que las recetas mejores, no para abaratar costos ni nada de eso.

 

Cervezas Barbarian | Loopulo

 

Aquí en España hay una tendencia dentro del sector craft de tener una enorme cantidad de variedades. Vuestro portfolio ahora cuenta con seis propuestas, ¿tenéis pensado ampliarlo o va a ser esta la estrategia?

Ignacio Schwalb: Eso es un punto importante para nosotros porque por tema de costos, desde AB InBev querrían que tuviéramos tres variedades y fin. Pero para nosotros cerveza artesanal es sinónimo de variedad. Pero lo cierto es que lo teníamos todo un poco desordenado, y como te digo 2020 ha sido un año revuelto y atípico. Así que hemos frenado y preparado para todo lo que viene. Hemos hecho un rebranding hace muy poquito y ajustado el portftolio. Ahora mismo tenemos seis cervezas en línea: Pilsener Magic Quinua, que queremos que sea nuestra bandera en el mercado; American Wheat Ale La Nena; Peruvian Red Ale Barbarian; Amarican Pale Ale Lima; English Porter Chaski; y una American IPA 174, que era la dirección de nuestra primera fábrica.

Pero el próximo año tenemos previsto sacar 35 variedades, contando con estas. Lotes pequeños, que van rotando, y contando con algunas recetas que ya hemos hecho.

 

¿Y os planteáis la exportación?

Ignacio Schwalb: Pues ya comenzamos a exportar hace varios años, pero no pasteurizábamos ni filtrábamos, así que era bien complicado la estabilidad de la botella en el tiempo y con el viaje. Tenemos un distribuidor en Estados Unidos que lleva lotes pequeños que mueve rápido. Pero la idea es estabilizar bien la cerveza acá y ya poder exportar sin miedo. Yo calcularía a finales del próximo año.

Por cierto, nuestra primera exportación fue a España. Y ya volveremos.

Eso esperamos. Queda dicho.

 

Entrevista a Ignacio Schwalb, fundador de Cervecería Barbarian | Loopulo

Título
Ignacio Schwalb: «Gracias a la compra de AB InBev hemos dado un paso como empresa chiquita preparada para ser muy grande» | Loopulo
Nombre del artículo
Ignacio Schwalb: «Gracias a la compra de AB InBev hemos dado un paso como empresa chiquita preparada para ser muy grande» | Loopulo
Autor
Publica
Loopulo
Logo

Pin It on Pinterest

Share This

¡Comparte esto!

¡Comparte esta publicación con tus amigos!