El himno a Ninkasi. La Piedra Azul es un monumento que está expuesto en el Museo del Louvre (París-Francia). Pertenece a los inicios de la civilización sumeria y lo más llamativo, además de su antigüedad, es que contiene inscripciones sobre cómo se producía la cerveza.

Se trata de una tabla de arcilla datada en el año 1.800 a.C. que formaba parte de un himno a Ninkasi, la diosa sumeria de la cerveza. Aunque en realidad es un rezo, en ella se describe cómo machacar una masa formada por agua, miel, dátiles, hierbas, pasas y especias, para después hacerla pasar a través de un colador hecho con paja comprimida y dejarla fermentar.

El himno de Ninkasi

«Nacida del agua corriente, cuidada tiernamente por los Ninhursag.
Nacida del agua corriente, cuidada tiernamente por los Ninhursag.

Habiendo fundado tu ciudad junto al lago sagrado, ella construyó sus grandes murallas para ti.
Ninkasi, habiendo fundado tu ciudad junto al lago sagrado, ella construyó sus grandes murallas para ti.

Tu padre es Enki, el Señor Nidimmud, tu madre es Ninti, la reina del lago sagrado.
Ninkasi, tu padre es Enki, el Señor Nidimmud, tu madre es Ninti, la reina del lago sagrado.

Eres la que maneja la masa [y] con tu gran pala mezclas en un pozo el bappir con dulces condimentos.
Ninkasi, tú eres la que maneja la masa [y] con tu gran pala mezclas en un pozo el bappir con [dátiles] miel.

Tú eres la que cocina el bappir en el gran horno, ordenando las pilas de granos pelados.
Ninkasi, tú eres la que cocina el bappir en el gran horno, ordenando las pilas de granos pelados.

Eres la que humedece la masa de malta en el suelo, mientras tus nobles perros apartan aún a los potentados.
Ninkasi, tú eres la que humedece la masa de malta en el suelo mientras tus nobles perros apartan aún a los potentados.

Tú eres la que pone en remojo la malta en una jarra, las olas se elevan, las olas caen.
Ninkasi, tú eres la que pone en remojo la malta en una jarra mientras las olas se elevan y las olas caen.

Eres la que extiende la masa cocida y triturada sobre grandes filtros de junco [entretejido, la frescura vence;
Ninkasi, tú eres la que extiende la masa cocida y triturada sobre grandes filtros de junco [entretejido, y la frescura vence.

Eres la que sostiene en ambas manos la cerveza fresca, fermentándo[la] con miel [y] vino.
(Tú, la dulce cerveza nueva en la vasija) Ninkasi, (…) (Tú, la dulce cerveza nueva en la vasija) La cuba de filtrado, con su agradable sonido, tú la pusiste adecuadamente en una gran tina colectora.
Ninkasi, la cuba de filtrado, con su agradable sonido, tú la pusiste adecuadamente en una gran tina colectora.

Cuando derramas de la tina colectora la cerveza ya filtrada es [como] las crecidas del Tigris y del Éufrates,
Ninkasi, tú eres la que derramas de la tina colectora la cerveza ya filtrada,
y es [como] las crecidas del Tigris y del Éufrates».

 

La reproducción de la cerveza sumeria

Te preguntarás si esta cerveza tendrá buen sabor, y no eres el único. Cerveceros de la compañía Great Lakes de Ohio, junto a investigadores y arqueólogos de la Universidad de Chicago, ambos en los Estados Unidos, han seguido esta receta. Además, para ello han utilizado algunos materiales bastante artesanales como varias vasijas hechas de barro, cucharones de madera y una vasija de cerámica que es réplica de algunas vasijas que descubrieron hace años en una excavación en Irak.

También, los cerveceros contrataron a un panadero experto para que hiciera una especie de «pan de cerveza» horneado que usarían como fuente de levadura. Después la mezcla la dejaron fermentar por dos días, condimentándola con cardamomo y cilantro.

No obstante, el resultado fue mucho más amargo de lo que esperaban. El sabor avinagrado no pasó la prueba de ninguno de los que probaron esta cerveza sumeria. Eso sí, los investigadores creen que de esta misma forma la tomaban hace 5.500 años.

Otra de las maneras en que se elaboraba cerveza en la antigüedad es la hidromiel de los vikingos, quienes además cocinaban sus cervezas con piedras.


Fuente: New York Times