Anchor Brewing: 125 años de vocación pionera, desastres y un futuro incierto

por | Cerveceras, Estados Unidos

La cervecera, referente en el sector craft gracias a Fritz Maytag, celebra este aniversario con un rediseño de la marca que que tenido una respuesta tan apasionada como negativa entre sus consumidores

 

Considerada la decana de las cerveceras independientes norteamericanas, Anchor Brewing es conocida dentro y fuera de las fronteras del país por muchas razones.

Por su carácter pionero, su prolongada racha de mala fortuna y capacidad de resurgir, su innovación, su apuesta por la calidad y, por supuesto, por su extensa trayectoria.

La empresa, que celebra este año su 125 aniversario, ha tenido un camino tan dilatado como convulso, con numerosas idas y venidas y un futuro incierto a día de hoy.

 

Anchor Brewing: 125 años de vocación pionera, desastres y un futuro incierto | Loopulo

 

Anchor Brewing

La historia de Anchor Brewing se remonta a 1871 cuando Gottlieb Brekle, de origen alemán, se instala en San Francisco con su familia en plena época de la fiebre del oro. Unos años más tarde compra un viejo salón de billar y lo transforma en una cervecería que llamó American Brewery.

En 1896, el también alemán Ernst F. Baruth y su yerno Otto Schinkel, adquirieron la fábrica de cerveza y le cambiaron el nombre por Anchor. Aunque la elección no está especialmente clara, lo más probable es que ese ‘ancla’ hiciera referencia al auge portuario de San Francisco.

La cervecera comenzó su producción lanzando Anchor Steam, para la venta en barril. La variedad a la que pertenecía esta cerveza, conocida como Steam Beer o cerveza de vapor era un estilo históricamente asociado a San Francisco y la Costa Oeste de Estados Unidos. Se cree que debe su nombre el ruido que se producía durante la fermentación, un silbido similar al de las máquinas de vapor. Otra versión apunta que el mosto de la cerveza se bombeaba hasta grandes contenedores abiertos y de baja profundidad ubicados en el techo de la cervecería con el objetivo que el aire frío que sopla desde el Pacífico lo enfriara, originando así una nube de vapor.

Este tipo de cerveza ‘híbrida’ se caracterizaba por utilizar levaduras lager fermentadas a una temperatura superior, como las ale. Esto daba como resultado la ‘limpieza’ típica de las primeras con el carácter afrutado de las segundas. No obstante, se cree que este proceso, nacido de la necesidad de la época, solo conseguía producir una cerveza barata y de baja calidad.

 

Anchor Brewing: 125 años de vocación pionera, desastres y un futuro incierto | Loopulo

Una historia de desastre y resurgir

Como hemos adelantado, otra de las características que definen la andadura de Anchor Brewing es su reiterada mala fortuna y la capacidad heroica de sobreponerse.

El primer infortunio llegó en 1906, cuando uno de los socios, Ernts Baruth muere repentinamente. Dos meses después un incendio devastador, provocado por un gran terremoto, redujo la fábrica prácticamente a cenizas.

Lejos de rendirse, Schinkel decidió construir otra fábrica, pero un año más tarde murió atropellado por un tranvía. En este caso el mantenimiento de la marca (y de la maldición…) vino de mano de los cerveceros alemanes Joseph Kraus y August Meyer, que junto Henry Tietjen, dueño de una tienda de licores, mantuvieron la factoría.

La tregua duró hasta 1920, cuando Anchor se vio obligada a cerrar por imposición de la Ley Seca y no fue hasta 1933, con la derogación de la ley, que Kraus pudo retomar la actividad. Pero como hemos dicho, la suerte no estaba del lado de esta firma, que sufrió un nuevo incendio en sus instalaciones quedando totalmente destrozada.

El empeño hizo que Kraus, asociado a Joe Allen, un nuevo actor en esta historia, volviera a abrir otra fábrica pero no en la misma ubicación (tal vez estaba sobre un cementerio indio…) sino en un viejo edificio de ladrillo de las proximidades.

Tras la muerte de Kraus, Allen mantiene la fábrica hasta 1959 cuando decide cerrar definitivamente. Un año después la compra Lawrence Steese, que solo fue capaz de mantenerla en activo cinco años debido a la quiebra que provocó su pésima gestión.

 

El momento de Fritz Maytag

Es entonces cuando aparece en escena Fritz Maytag, un joven graduado en la Universidad de Stanford que compró el 51 % de la propiedad para evitar que su cervecera favorita echara el cierre.

Con la llegada de este emprendedor comenzaron los cambios para mejorar la elaboración, que en la última etapa había granjeado a la marca la fama de hacer cervezas ácidas e incluso imbebibles. Tras hacerse con la totalidad de la compañía, Maytag inició la transformación integral de los procesos para conseguir un producto de calidad.

Para ello, según apuntan diversas fuentes, se documentó, buscó consejo en cerveceros europeos e invirtió en la mejora de instalaciones y equipo. Decidió emplear únicamente cebada, lúpulo, levadura y agua, y que la proporción de lúpulo entero sería de una libra por barril, es decir, de 3 a 4 veces más que lo que usaba la competencia. También implementó la técnica alemana del Krausening para generar carbonatación natural y una corona mucho más cremosa, abundante y duradera. Todo ello prescindiendo de cualquier tipo de aditivos o conservantes.

Como resultado de todos estos cambios en 1971, justo un siglo después de la primigenia fábrica de Brekle, Maytag comenzó a embotellar la Anchor Steam Beer, cerveza que se convertiría en el icono de las crafts americanas, y momento a partir del cual Anchor comenzó a ser un referente en el sector.

 

Anchor Brewing: 125 años de vocación pionera, desastres y un futuro incierto | Loopulo

 

Nueva era

En 1975 comenzó la producción de Anchor Porter, Old Foghorn Barleywine Ale, la primera de sus ediciones anuales de Christmas Ale, y Liberty Ale. El origen de esta última cerveza fue rendir tributo al bicentenario de Paul Revere, héroe estadounidense de la guerra de independencia. El resultado fue una birra más efervescente que las Pale Ale de Inglaterra, elaborada con lúpulos de cono entero, e ingredientes naturales que dio lugar a una auténtica revolución del incipiente sector artesano.

El crecimiento de la empresa hizo necesario trasladar sus instalaciones a Potrero Hill, donde continúan en la actualidad.

En 2010, tras 45 años al frente de una compañía que posicionó como pionera del movimiento craft en el país, Fritz Maytag se retiró y vendió la empresa a Keith Greggor y Tony Foglio, con el compromiso de preservar y expandir las operaciones de la marca icónica y cimentar su posición como líder en la elaboración de la cerveza artesanal.

En 2017 la cervecera japonesa Sapporo, perteneciente al Grupo Mitsui, compró Anchor Brewing por 85 millones de dólares. Una cifra, para muchos, muy por debajo de su valor de mercado. A pesar de esta adquisición, la firma ha asegurado que mantendrá su producción en su San Francisco natal.

 

125 años de Anchor Brewing

Para celebrar su 125 aniversario, la marca ha lanzado un rediseño modernizando su icónico estilo.

Sin embargo el cambio no ha sido bien acogido por sus seguidores (incluso se inició una campaña de Change.org para pararlo), forzando a la compañía a emitir un comunicado en defensa de la decisión tres días después. «Nuestra historia es nuestro fundamento, pero se perderá si nadie nos ve».

En este sentido cabe destacar que Jim Stitt, el nonagenario ilustrador que dibujó a mano las etiquetas de Anchor Brewing durante 45 años antes de retirarse en 2019, apuntó que en su opinión el rediseño parece enfocado a distinguirse en los estantes de las tiendas. A pesar de ello, sus críticas coinciden en que los colores recuerdan a Ikea, Twisted Tea, Long John Silver, o incluso «una caja de detergente».

 

Anchor Brewing: 125 años de vocación pionera, desastres y un futuro incierto | Loopulo

 

5 hitos de Anchor Brewing

1. Otro de los hitos destacables de la andadura de Anchor Brewing vino poco después de la llegada de Maytag, quien lanzó una agresiva campaña de marketing inédita hasta el momento cuyo lema era «Make better, not more». Con ella reivindicaba el nuevo y mejorado modo de elaboración de la marca, que implicaba menores producciones pero de alta calidad y con métodos tradicionales que se vendían a un precio mayor. Esto se sumó a una iniciativa de puertas abiertas por la cual comenzó a dar tours por la cervecería para mostrar el proceso de fabricación, y la incorporación en las etiquetas de sus cervezas de la frase «Made in San Francisco since 1896»”.

2. Se cree que Anchor Steam Beer es la primera cerveza no industrial producida después de la Ley Seca en Estados Unidos. El éxito de Anchor provocó el surgimiento de la elaboración craft en el país, hoy referencia del movimiento a nivel mundial.

3. Liberty Ale fue la primera IPA Americana (APA) elaborada con Dry-Hopping, un método de que la compañía tiene patentado con el nombre ‘Tacocat’. También elaboró las primeras Porter (Anchor Porter), Barleywine (Old Foghorn Ale) y Christmas Ale estadounidenses.

4. En 1993, Anchor Brewing se convirtió en la primera fábrica de cerveza del mundo con su propia destilería interna. Anchor Distilling comenzó a elaborar el whisky de centeno Old Potrero «tal como podría haberlo hecho George Washington». Cuatro años más tarde se lanzó a producir su exclusiva ginebra destilada en bote, Junípero.

5. En 2017 abrió su primer Taproom con una cervecería piloto y sala de degustación. En estas instalaciones se elaboran una selección de cervezas de barril que llevan el nombre «The Potrero Project».

ÚLTIMOS POST

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Subscríbete a Loopulo!

Bébete toda la actualidad del sector cervecero, con mucho Loopulo.

Gracias por subscribirte!

Pin It on Pinterest

¡Comparte esto!

¡Comparte esta publicación con tus amigos!