2022, el año del ingenio cervecero

2022, el año del ingenio cervecero

 

El próximo, será el año de ingenio o no será. A las cerveceras pequeñas y medianas nos esperan unos meses de órdago porque ahora más que nunca, en esta época pospandemia, las circunstancias del mercado se alinean en nuestra contra.

 

Para empezar, llegamos al final de 2021 en medio de una guerra para conseguir latas. Si no eres una multinacional, si no tienes cerrados los contratos para varios años, si no eres capaz de pedir un mínimo de cuatro camiones hasta arriba de latas, si no tienes un sitio donde almacenar tal provisión… Ya puedes dedicarte a mendigarlas. Y cuando las conseguimos, sabemos que las pagaremos al doble de su precio. El doble.

Pero no solo las latas se están convirtiendo en un bien de lujo. Resulta que la carestía de estos tiempos afecta también a los suministros de palés, cartón para los embalajes, papel para las etiquetas, CO2… Y sí, todo lo que escasea, multiplica su precio. Hasta el transporte.

En este escenario, ¿qué podemos hacer las cerveceras artesanas? Revertir estos costes desorbitados en el precio final para el cliente no es la solución, ni va a suponer que termine la dificultad de acceso a las materias primas. Ajustar más nuestros márgenes de beneficio, claro que es posible. Pero tiene un límite: no podemos trabajar a pérdidas.

 

2022, el año del ingenio cervecero - Loopulo

 

Nos queda el ingenio cervecero, la búsqueda de la calidad en las birras, el equilibrio en los gastos, salir a buscar las materias primas donde sea que estén, planificar una y mil veces las producciones en nuestras fábricas para ajustarnos a la realidad de la guerra que vivimos. También pelear para que las grandes asociaciones nos representen.

¿Algo más? Sí, seguir con el optimismo de que el mercado mundial se estabilizará. Asistir al BBF 2021, presencial de nuevo y disfrutar de la experiencia compartida. Allí estaremos este año con dos grifos para nuestra gama sin alcohol, Celestial Sin. Ojo, a éste y a cuantos eventos cerveceros podamos, porque es una manera excelente de enseñar al mundo nuestro trabajo y de aprender. Y de compadrear y comadrear un poco, por supuesto.

Podemos afrontar el 2022 sabiendo que no nos faltan ganas, que nos gusta lo que hacemos y que allá vamos, de cabeza a seguir intentándolo para que la cerveza artesana continúe ganando adeptos y prestigio. Pero fácil, lo que se dice fácil, no va a ser.

¿Es 2021 el año de las Hard Seltzer?

¿Es 2021 el año de las Hard Seltzer?

El hard seltzer ha venido para quedarse. Y 2021 será el año en el que le veremos despegar en nuestro mercado. No sé si a la misma velocidad que lo ha hecho en EEUU, pero no sería extraño. La lógica de su éxito es sencilla: los hábitos de consumo están cambiando. De un tiempo a esta parte, el consumidor no solo demanda un producto obedeciendo a un antojo compulsivo, si no que se inclina por un consumo consciente y responsable: con su salud y con el medio ambiente. Quiere estar informado, saber qué compra y cuidarse.

El hard seltzer encaja en esa demanda. Está compuesto por agua, aromas naturales y, en el caso de las fábricas de cerveza artesana, por alcohol fermentado durante su proceso de elaboración. Tiene una graduación baja, más que muchas cervezas, muy pocas calorías, ningún azúcar añadido y es apto para celíacos. Los millennials fueron los primeros en hacerlo suyo. Los consumidores de cualquier edad van a la zaga muy de cerca. Se ha convertido en la alternativa a la cerveza y al vino, a los cocteles tradicionales, los refrescos carbonatados y a las aguas tónicas. 

 ¿Es 2021 el año de las Hard Seltzer? - Loopulo

En EEUU, los hard seltzer están disponibles no solo en los líneales de los supermercados y tiendas de barrio; también forman parte de las cartas de los restaurantes y de los bares. Los estudios de mercado demuestran cómo muchos consumidores están cambiando activamente sus elecciones fuera de casa, escogiendo hard seltzer en lugar de sus consumos de bebida habituales.

Y en España como en el resto del mundo, el ritmo de crecimiento y de acogida apunta a que será similar. Sin embargo, la pandemia de la Covid 19 se ha convertido en ese factor externo que toda economía teme y que ha venido a desestabilizar el normal desarrollo que hubiera tenido el hard seltzer en la segunda mitad de 2020. Precisamente cuando nosotros ya estábamos fabricando RAD, nuestro hard seltzer natural, y preparando el marketing necesario para darlo a conocer.

Por el momento, los confinamientos y los muy limitados horarios de apertura y de aforo que tienen los bares y restaurantes, es un obstáculo en el camino que debemos asumir. No así en las grandes superficies, supermercados y tiendas de barrio, donde el hándicap está en dar a conocer el producto. A los hard seltzer les sucede lo mismo que le debió pasar al primer fabricante de cerveza con limón, o al de bebida con teína, por ejemplo: es un producto nuevo y, por tanto, desconocido.

En este sentido, el papel de las grandes corporaciones será fundamental. Son muchas las que ya están fabricando sus hard seltzers y su capacidad para dar a conocer cualquier producto, hacer publicidad y convencer es inigualable. Con ellos, aspiramos a que, en unos meses, igual que sucede en otros países, los hard seltzers ocupen el lugar que les corresponde en los lineales. Eso sí, suelen estar junto a las cervezas artesanas, su espacio natural.

A propósito de esto último, un apunte: nos queda por dilucidar qué tratamiento fiscal recibirán los dos tipos de hard seltzer que se fabrican. Las grandes industrias de bebidas suelen -ojo, digo “suelen” porque no todas dan a conocer su proceso de elaboración-, añadir alcohol destilado a la mezcla; en tanto que las fábricas cerveceras artesanas, lo obtenemos de manera natural por medio de la fermentación durante su proceso de elaboración.

¿Es 2021 el año de las Hard Seltzer? - Loopulo

Por tanto, a mi entender, deberíamos disponer de dos consideraciones fiscales distintas. Nosotros, que pertenecemos obviamente al segundo grupo, abogamos porque los elaborados mediante fermentación natural no sean considerados una bebida derivada, puesto que es evidente que no lo son. El proceso de elaboración tiene mucho que ver con el oficio artesano, con la paciencia y la técnica que requiere la fermentación, su equilibrio, la combinación de aromas naturales, la acidez… El resultado es un hard seltzer natural y original, muy fácil de beber y en nuestro caso, con un toque seco que recuerda al cava. 

Sea como fuere y se elabore como cada empresa estime, de lo que no hay duda es que este será el año en el que el mercado acogerá los hard seltzer sin reservas. Porque la bebida lo merece. Y pasado el primer semestre de 2021, ni siquiera hará falta explicar qué es. 

Mientras tanto, os invito a que exploréis nuestro Hard Seltzer, RAD, en nuestra web www.radseltzer.com

Pin It on Pinterest